EE UU dejó en Panamá basureros de armas químicas usadas en experimentos El Pentágono aceptó limpiar una isla panameña del Pacífico que en el siglo XX fue convertida por tropas estadounidenses, canadienses y británicas en depósito de gases y agentes venenosos

El País

Internacional

4 de octubre 2014

José Meléndez San José (Costa Rica)

EE UU dejó en Panamá basureros de armas químicas usadas en experimentos 

El Pentágono aceptó limpiar una isla panameña del Pacífico que en el siglo XX fue convertida por tropas estadounidenses, canadienses y británicas en depósito de gases y agentes venenosos

Miles de manifestantes se reunieron en una marcha en 1998 en conmemoración por los enfrentamientos ocurridos en 1964, cuando murieron 22 estudiantes y para denunciar la presencia de armas químicas en la isla de San José.

Peligrosos basureros con toneladas de bombas y municiones de armas químicas—gas mostaza y agentes nerviosos, asfixiantes y venenosos—y convencionales usadas por el Ejército de Estados Unidos en experimentos bélicos durante el siglo XX, ya fuera en la Segunda Guerra Mundial (1939—1945) para alistar la invasión a Japón o en la guerra de Vietnam (1964-1975), fueron abandonados por tropas estadounidenses en San José, pequeña isla panameña del Océano Pacífico ubicada a poco más de 80 kilómetros al sur de tierra continental y en áreas militares aledañas al Canal de Panamá.

Los depósitos y basureros son parte del legado de Estados Unidos al finalizar en 1999 su presencia militar en Panamá, que se inició en 1903 y durante la que utilizó a San José como plataforma de experimentos militares con armas químicas, con apoyo de los Ejércitos de Canadá y Reino Unido de 1943 a 1947, y a las riberas del Canal como campos de tiro.

“Hay aparentemente seis bombas sin detonar que pueden contener gas mostaza y fosgeno” en la isla, dijo el panameño Tomás Cabal, director general de Análisis Antiterrorista del Ministerio de Relaciones Exteriores de Panamá. “Eso es lo que quedó en San José: cinco bombas de mil o dos mil libras y una de 500. El peligro no son tanto los químicos, que pensamos se pueden haber debilitado, sino que esas bombas también tienen explosivos convencionales que sí pueden estar todavía activos”, explicó, en entrevista con EL PAÍS.
El fosgeno, componente químico industrial para producir plásticos y pesticidas, fue usado como arma química en la Primera Guerra Mundial como un agente asfixiante y venenoso, al atacar el sistema pulmonar. De las armas químicas usadas en ese conflicto, el fosgeno causó el mayor número de muertos.

El desacuerdo sobre la limpieza de San José, de 44 kilómetros cuadrados y la segunda isla más grande del archipiélago de Las Perlas, se remonta a más de 66 años y quedó pendiente de solución bilateral en 1999, cuando el Canal y regiones adjuntas fueron entregados por Washington a Panamá.

“La isla es un lugar muy hermoso: tiene reservas de agua, ríos y depósitos que la hacen muy atractiva al turismo. Hay un hotel de lujo pero pequeño comparado con la isla, porque estas bombas están a lo largo y ancho. No están cerca del hotel, pero sí en sitios en donde podrían hacerse otros desarrollos turísticos”, narró Cabal, uno de los responsables de negociar con Washington.
Tras múltiples pedidos de Panamá, el Departamento de Defensa (Pentágono) de Estados Unidos aceptó este año iniciar la limpieza en el último trimestre de 2013, pero se atrasó a 2014 por la crisis presupuestaria en Estados Unidos.

“El acuerdo fue que una vez que obtuviera financiamiento, el Pentágono enviaría expertos a revisar la isla y a remover las municiones. Inicialmente empezaría a finales de este año, pero posiblemente será el otro año”, relató un diplomático.

Al revelar el acuerdo, el diario El Panamá América, de la capital panameña, informó que una primera misión trabajará en “localizar las armas, tomar fotos, diagramar y levantar el inventario que deje constancia sobre las condiciones en que está el armamento”.
En una declaración escrita que entregó a EL PAÍS, el canciller de Panamá, Fernando Núñez, recordó que “los Ejércitos de los Estados Unidos,Gran Bretaña y Canadá dejaron caer toneladas de armas químicas en la isla de San José anticipando su uso en la invasión a Japón”.

“La remoción de las armas químicas que quedaron en la isla permitirá que Panamá salga de la lista de la OPAQ (Organización para la Prohibición de Armas Químicas) de países que mantienen este tipo de armas sin detonar. El acuerdo ratificado por la Cancillería panameña se da en momentos que el tema relacionado con el uso de armas químicas en Siria ocupa la atención mundial”, afirmó.
Otros basureros
Los basureros de armas también quedaron en otras partes de suelo panameño.
“Durante la guerra de Estados Unidos en el sudeste asiático, el ambiente tropical de Panamá se convirtió en un campo de pruebas para equipo militar y entrenamiento de la tropa”, escribió el investigador estadounidense John Lindsay-Poland, en un artículo en la página en internet de ”Fellowship of Reconciliation”, organización no gubernamental estadounidense fundada en 1915 que trabaja por la paz, la justicia y la no violencia.

Lindsay-Poland, autor del libro “Emperadores en la jungla: la historia oculta de Estados Unidos en Panamá” (Duke University Press, 2003), relató que, según documentos militares estadounidenses, Washington dejó 105.000 municiones en Panamá al retirarse en 1999 y “que van desde bombas de 500 libras a granadas extremadamente sensibles de 40 milímetros”.
Las municiones y armas “engañan”, porque están “en zonas próximas a crecimiento demográfico intenso, donde los recién llegados no tienen memoria del entrenamiento militar que se produjo junto a donde ellos y sus hijos viven”, puntualizó.
Basado en “documentos oficiales”, Lindsay-Poland aseguró que Estados Unidos envió tres toneladas con minas del agente nervioso VX en 1964 a las bases militares estadounidenses en las riberas del Canal “para pruebas tropicales”. El VX, que en su momento también produjo Irak y considerada como arma de destrucción masiva, “es tan letal que sólo cinco miligramos en la piel son suficientes para matar a un ser humano”.
“De las tres toneladas de minas VX, los documentos indican solamente lo que pasó con 576 kilos. ¿Qué pasó con las restantes dos y media toneladas?”, preguntó, al describir que, según le confió un comandante del Tropic Test Center del Eército estadounidense destacado en Panamá en la década de 1960, que había un vertedero de químicos en la antigua zona aledaña al Canal, por lo que se teme que el VX esté enterrado en esa región.
Sobre la situación en la isla, aseveró que las municiones “sin estallar se quedaron allí, tan peligrosas como cuando fueron lanzadas”. Técnicos de la OPAQ, contó, inspeccionaron San José en 2002 y encontraron bombas de gas mostaza “todavía intacta y mortal”.
El Ministerio de Relaciones Exteriores de Panamá informó que el Departamento de Defensa (Pentágono) enviará “un equipo técnico de seis expertos”, en una fecha a definir, para que revise la “fragilidad de las armas químicas”, que quedaron como desechos en San José, pequeña isla panameña del Océano Pacífico ubicada a poco más de 80 kilómetros al sur de tierra continental. El objetivo es “moverlas y trasladarlas, vía transporte marítimo, hacia el desierto de Nuevo México, donde serán sepultadas”, informó el ministro de Relaciones Exteriores de Panamá, Fernando Núñez Fábrega, a la prensa internacional acreditada en la capital panameña.
En un informe entregado recientemente a EL PAÍS, el panameño Tomás Cabal, director general de Análisis Antiterrorista de la cancillería panameña, precisó que “aparentemente” en la isla hay seis bombas sin detonar que pueden contener gas mostaza y fosgeno y que uno de los artefactos es de 500 libras y las demás son de mil y 2.000 libras. El peligro, según Cabal, es que aunque los químicos se pueden haber debilitado, las bombas también tienen explosivos convencionales que podrían estar activos.
Aunque sin fijar una fecha del inicio de los trabajos, la promesa estadounidense fue planteada por el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, al canciller Núñez en una entrevista en Washington el pasado 13 de noviembre. “El proceso de limpieza de la isla es costoso, gasto que será asumido por el Gobierno estadounidense y realizado lo más pronto posible de acuerdo a lo pactado”, informó el jefe de la diplomacia panameña, al subrayar que “de esta forma Panamá quedará libre de bombas sin detonar en la isla de San José y esta recobrará su valor turístico”.
La cancillería panameña informó que la meta de Panamá es lograr salir de la lista de la Organización de las Naciones Unidas para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), sobre armas no detonadas. Panamá prevé que la limpieza será en 2014. El fosgeno, componente químico industrial para producir plásticos y pesticidas, fue usado como arma química en la Primera Guerra Mundial como un agente asfixiante y venenoso, al atacar el sistema pulmonar. De las armas químicas usadas en ese conflicto, el fosgeno causó el mayor número de muertos. El diferendo sobre la limpieza de San José, de 44 kilómetros cuadrados y la segunda isla más grande del archipiélago de Las Perlas, se remonta a más de 66 años y quedó pendiente de solución bilateral en 1999, cuando el Canal y regiones adjuntas fueron entregados por Washington a Panamá.
LA NECESIDAD DE UNA SUPERVISIÓN LATINOAMERICANA E INTERNACIONAL

Panamá es miembro de la CELAC y de la ONU. Ambos organismos deberían participar en la supervisión del compromiso de Estados Unidos, de dejar a Panamá limpio de peligrosas armas químicas en este año 2014.

Fuente: http://internacional.elpais.com/internacional/2013/10/04/actualidad/1380842570_998972.html

 

Comentarios

Comentarios

También te podría gustar...