Asia acelera y profundiza su integración geoestratégica, en el contexto amplio de Eurasia

Por CLAPSI.

El ingreso simultaneo de India y Paquistán, como miembros de pleno derecho, en la Organización de Cooperación de Shanghai  (OCS), ocurrida recientemente en la Cumbre de la OCS celebrada en Kazajistán fue un momento importante en la geopolítica mundial.
La OCS conjunta ahora a Rusia , China, India, Paquistán, Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán, lo que la convierte en polo de poder de significación mundial.

Bielorrusia e Irán tienen ya el rango de observadores en la antesala de la membresía plena y se espera el ingreso de Egipto , Turquía, Mongolia y Afganistán. El desarrollo de la OCS , nacida en el 2001 por el impulso de Rusia y China,es parte de la nueva geometría de la mundialización, cuya vertiente de las asociaciones regionales tiene expresiones de crisis en la Unión Europea, de relentización en América Latina, de estabilidad en Africa y de dinámica expansión en Asia.

La OCS puede convertirse en el punto de convergencia de todos los países de Asia, fortalecida hoy con el ingreso de rivales tradicionales como India y Paquistán, que mantienen alianzas con Rusia y China respectivamente, desde la época de la guerra fría.

La efervescencia de los procesos integracionista de Asia tiene expresiones concretas en La Ruta de la Seda, la Unión Económica Euroasiática, el Banco Asiático de Inversión e Infraestructura.

El poderío económico, tecnológico y militar de los países del grupo de Shanghai, no los ha tentado a buscar alianzas militares del tipo de la OTAN ni a formatos rígidos de estados transnacionales como la U.E.

Su tipología es la de alianzas estratégicas de estados independientes para enfrentar cooperativamente temas claves de nuestro tiempo como el terrorismo, la inseguridad , la amenaza de una nueva crisis económica global, las crisis humanitarias y la hegemonía norteamericana.

Comentarios

Comentarios

También te podría gustar...