Caída de precios del petróleo reaviva en México debate ideológico-político sobre reforma energética.

OPINIÓN: ¿Reforma energética? México lo debate, pero el mundo ya cambió

El país tiene la posibilidad de discutir e impulsar una reforma energética, pero una visión a largo plazo debe incluir al sector eléctrico

Por Verónica Baz

Si bien una reforma energética debe contemplar el análisis de lo que sucede con Pemex, la modernización de la CFE no debe quedar de lado (Cuartoscuro/Archivo).

Lo más importante

  • México tiene una oportunidad única de aprobar una reforma energética que siente las bases para la eficiencia y el crecimiento del sector
  • Mientras México sigue debatiendo qué quiere en la reforma energética el mundo se está transformando
  • Más del 60% de la generación eléctrica del país requiere de hidrocarburos fósiles para trabajar

CNNMéxico) — México tiene una oportunidad única para aprobar una reforma energética que siente las bases para la eficiencia y el crecimiento del sector, pero el tema energético despierta pasiones que dejan a un lado el debate objetivo e informado.

Por una parte, se encuentran los expertos en los asuntos técnicos que, con frecuencia, carecen de estrategias para comunicar ideas complejas de forma sencilla y, por la otra, existen un sinnúmero de mitos y lugares comunes en los que es fácil caer: desde quienes consideran que nuestra soberanía nacional reside en llevar a cabo todos los pasos de la cadena productiva, hasta quienes creen que ya no hay nada rescatable en Petróleos Mexicanos (Pemex).

Y mientras el discurso gira siempre en torno a los mismos puntos, hay aspectos cruciales que deben ser mencionados. Lo primero es que, mientras México sigue debatiendo qué quiere, el mundo ya se está transformando. El cambio más importante es la autosuficiencia energética que alcanzará en la próxima década Estados Unidos, a donde México exporta más del 80% del petróleo que produce. Por tanto, México no puede dejar de lado las proyecciones futuras, en aras de evitar quedarse solo con una —eventual— reforma anacrónica.

Otro aspecto relevante es que, con frecuencia, nos concentramos en Pemex, pero nos olvidamos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), es decir, dejamos al sector eléctrico de lado. Sin reforma eléctrica cualquier reforma energética estará incompleta.

En 1998 las tarifas eléctricas eran 10% más altas que el promedio de las tarifas en países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Para 2012 estas eran ya de más del doble del promedio y ahora más del 60% de la generación eléctrica del país requiere de hidrocarburos fósiles para trabajar. Si uno ve cómo se ha incrementado el consumo de energía y se da por hecho que la tendencia seguirá, es evidente que, de no hacer los cambios que se requieren, México podría estar en un aprieto en menos tiempo del que pudiera imaginarse.

Por último, es útil recordar que México tiene una meta para que, en el 2024, el 35% de la energía sea limpia. México cuenta con recursos renovables de muy alta calidad: viento rápido y mucho sol durante largas temporadas en buena parte del país. Pero, existe la tendencia a pensar que, al ser “energías limpias”, estas se desarrollarán solas. Lo cierto es que actualmente el entorno no propicia la inversión en energías renovables, por lo que todavía se puede hacer mucho para que esto cambie. Quizás en este momento existan otras prioridades, pero lo cierto es que no se puede dejar pasar mucho tiempo para realizar los cambios que den certidumbre a la inversión en este sector.

México está en un gran momento para llevar a cabo una reforma energética: el país puede explotar las ventajas de estar ubicado dentro de la revolución norteamericana del shale, se ha detenido la caída acelerada de las reservas de aguas someras, existen finanzas públicas estables, no se enfrenta una crisis económica y se cuenta —como modelo o parámetro— con la experiencia de muchos otros países que han reformado dicho sector.

Romper con décadas de inercia y un esquema que solo privilegia a intereses particulares no será fácil. Pero por primera vez en años, existen las condiciones para pensar en lo que se quiere alcanzar y en la reforma que se requiere para ello. No hacer los cambios necesarios hoy conllevaría tener que implementarlos en un futuro, cuando tal vez ya tengamos el agua hasta el cuello. Nosotros elegimos.

 

Pemex: Reforma energética revertirá crecimiento ‘mediocre’

El director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, consideró que con la reforma energética México tiene la oportunidad de revertir el crecimiento “mediocre” de su economía.

Lozoya indicó que el presidente Enrique Peña Nieto ha calificado el nivel de crecimiento como “inaceptable”, por lo que la iniciativa para modificar la legislación en materia de energía juega un papel de “primera línea”, puntualizó.

Además de Lozoya, en el marco de la discusión en el Senado de la reforma energética, comparecieron ante las comisiones unidas de Energía, Puntos Constitucionales y Estudios Legislativos Primera, Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía, y Francisco Rojas, titular de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El titular de Pemex consideró que la paraestatal necesita contar con un régimen fiscal nuevo, una reorganización más ágil y competitiva y un consejo de administración más profesional y efectivo, con menos burocracia.

Asimismo, Lozoya indicó que  las propuestas de reforma energética deben ir encaminadas a la rendición de cuentas y la transparencia.

COLDWELL CONFÍA EN EL PATRIOTISMO DE LOS LEGISLADORES

El secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, aseguró que México se encuentra ante la posibilidad de un cambio histórico, por lo que confió en el talento y patriotismo de los legisladores para analizar las tres iniciativas de reforma energética.

Al comparecer ante comisiones del Senado en el marco del análisis de la reforma energética, expuso que los legisladores “seguramente tendrán en cuenta los intereses superiores de la nación por encima de cualquier otro” para construir una reforma de gran calado.

Acompañado por los titulares de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, y de la Comisión Federal de Electricidad, Francisco Rojas, planteó que a partir de lo que los legisladores determinen se estará en posibilidad de construir un nuevo modelo energético del país.

“Un modelo alineado con las corrientes económicas y sociales del mundo y sustentado en el principio de que la nación reafirma el dominio sobre los hidrocarburos del subsuelo”, añadió el funcionario.

El secretario de Energía recordó que son tres las iniciativas que analiza el Senado: la del Ejecutivo federal, la del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y la de Acción Nacional (PAN).

“A pesar de sus diferentes enfoques y contradicciones y particularidades, aportan suficientes elementos para una reforma de gran calado”, expuso.

Pedro Joaquín presentó a los senadores un escenario que señala que el consumo de energía eléctrica podría duplicarse para 2050, por lo que el aprovechamiento de todas las energías sería una potente herramienta para el futuro.

Asimismo consideró que con la reforma energética México podría ser un gran centro de distribución de gas natural y energías limpias, así como detonar la producción de fertilizantes y los sectores de la química y petroquímica.

El servidor público reconoció que Pemex presenta bajos niveles de rentabilidad productiva, por lo cual consideró necesario aprovechar los recursos que se encuentran en el subsuelo, lo que requiere de asociarse con empresas privadas que asuman los riesgos geológicos y financieros.

Además se requiere la modernización de esa paraestatal, lo cual pasa por la reestructura interna, así como liberarlo de las ataduras para permitirle asociarse con otras empresas.

Joaquín Coldwell añadió que los cambios en materia de electricidad pueden traducirse en la reforma de la competitividad económica y de alcance social, ya que el Estado mantendrá las obligaciones del servicio público.

Integración energética suicida

Manuel Bartlett

México importará 100 mil barriles diarios de petróleo ligero de E.U., se informó, absurdo importar crudo ligero cuando producimos tres veces esa cantidad. Realmente se trata del avance en la Integración subordinada de nuestra industria energética a la norteamericana. Al consumarse la Reforma, declaré a destacada periodista que ello significaba la culminación del proyecto geoestratégico de EU, imponiéndonos un modelo neoliberal integracionista que rediseña el esquema político y jurídico de nuestra industria energética, la propiedad de los hidrocarburos privatizándolos, sometiendo el  territorio mexicano bajo el concepto de utilidad pública a exigencias de ocupación de tierras por las empresas extranjeras concesionadas,  garantizadas por la Reforma.

La integración avanza dolosamente como fue la Reforma. Peña nos compromete inconstitucionalmente, elimina al Congreso mediante acuerdos entre poderes ejecutivos, a espaldas de la Nación. El objetivo final de la reforma es el apoderamiento de nuestros recursos,  integrándolos al dominio del poder extranjero. El Wilson Center injertado en el ITAM, instrumento del gobierno norteamericano, adelantó (2012) como estudio académico, el esquema de la Reforma que el gobierno ocultó; ahora, describe el siguiente paso: “Integrando los Mercados Energéticos de Norteamérica”. De una reunión de los ministros de energía, Washington, diciembre de 2014, extrae seis temas para la integración: crear un mecanismo coordinador; determinar la futura demanda y abasto integrada; construir  infraestructura con el sector privado; proteger esta infraestructura con las agencias de seguridad nacionales; preparar el capital humano con el sector privado;  regulación que garantice a entidades públicas y privadas del sector, operar traspasando fronteras.

Propone fundar una Agencia de Información Energética de la región; subraya la necesidad de inversión en infraestructura para mover la producción entre los tres países; los mercados eléctricos requieren fuertes inversiones, necesitadas de directivas compatibles; subraya la vulnerabilidad del sector energético al terrorismo y crimen organizado, lo que exige trabajo de seguridad integrado del Departamento de Seguridad Interior de EU con los relativos de Canadá y México. La infraestructura trasfronteriza: ductos, líneas de transmisión, deben estandarizarse. El reto, afirma, es la aceptación de los proyectos energéticos por las comunidades, ganar su consentimiento. Considera necesario superar el rechazo público a proyectos energéticos, mediante intercambio de experiencias. El Wilson Center concluye: la nueva era de abundante energía exige colaboración profunda; el antiguo paradigma de nacionalismo energético, de seguridad energética y altos precios se ha sustituido por acercamientos basados en el mercado, nuevos abastos y bajos precios; la creación de un mercado energético unificado en Norteamérica impulsará competencia económica.

El proyecto integracionista aniquila nuestra soberanía y seguridad; la infraestructura, producción y transporte quedan en manos extranjeras con intereses ajenos a los nuestros, se entregan las venas y el corazón de la actividad económica de México. La era que anuncia precios bajos y abundancia energética es contraria al manejo real de máximas ganancias y estrategias imperiales; afirmar que el mercado impulsará la competencia es falso, la industria petrolera norteamericana es oligopólica y dominante; la superación del paradigma del nacionalismo energético es falso, el proyecto energético de EU es eminentemente nacionalista; la protección de la infraestructura a cargo de agencias nacionales es falso, se impondrá el control en toda la región, incluyendo México, de la Agencia de Seguridad de EU para proteger, como asunto de su seguridad, sus inversiones e intereses; la propuestas de superar el rechazo social de los proyectos energéticos, anuncia la profundización del esquema represivo en la medida que se desplieguen los proyectos energéticos y se impongan los intereses privados sobre los comunes, parcelas ejidales y otros despojos. No puede el Presidente aprobar esta Integración suicida, la Patria se lo demandará.

Comentarios

Comentarios

También te podría gustar...