EL EBOLA, COMO INSTRUMENTO DE GUERRA BIO ECONÓMICA Y AFRICA.

HORACE CAMPBELL.

Con el nuevo brote de Ébola, con más de 1,4 millones de personas infectadas, la Unión Africana y la CEDEAO han pasado a un segundo plano mientras los medios de comunicación internacional utilizan este virus para estigmatizar a África y a los africanos. Declaraciones realizadas tanto por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como por el Banco Mundial advierten que el Ébola podría tener costos económicos “catastróficos ” en la región de África Occidental. Este mismo Banco Mundial que no ha aceptado todavía la razonabilidad de su papel en la política neoliberal que degrada las instalaciones de atención de salud de África.

Esta degradación se llamará en esta declaración, la guerra económica. La guerra bioeconómica es la combinación de la guerra económica y la guerra biológica. En medio de esta tragedia, Gran Bretaña, Francia y los Estados Unidos utilizan la muerte de miles para remilitarizar África Occidental. Característicamente, esta intervención militarista con la división de las tres sociedades entre EE.UU (Liberia) Francia (Guinea) y el Reino Unido (Sierra Leona) se asegura de que la atención de los medios se enfoque en los despliegues militares de los estados occidentales y no en medidas para la educación pública.

El tipo de respuesta internacional que será necesaria para contrarrestar la guerra bioeconómica requiere un tipo diferente de educación y movilización pública de la que la Unión Africana y la CEDEAO han tenido. Liberia, Sierra Leona y Guinea son las sociedades que están en el epicentro del brote de fiebre hemorrágica del Ébola (FHE) que algunos escritores han dicho esta fuera de control.. Estos tres territorios son miembros de la Comunidad Económica de África Occidental (CEDEAO). CEDEAO es una de las cinco organizaciones regionales que componen la Unión Africana UA).

Seis meses después de que quedó claro que esta epidemia se había extendido, en agosto de 2014, hubo una reunión de la CEDEAO celebrada en Ghana para hacer frente al brote, en esta reunión, se destacó que los mejores enfoques para frenar la propagación de la enfermedad son, una cuarentena eficaz, el aislamiento y la educación pública. No hay indicios de que la UA o la CEDEAO estén trabajando a su máximo esfuerzo para controlar la enfermedad. En el mismo mes de agosto, el Director general de la Organización Mundial de la Salud declaró que el brote es “el más grande, más grave y más complejo que hemos visto en los casi 40 años de historia de esta enfermedad “.

Una de las prioridades de la educación pública es que los ciudadanos tengan una comprensión más completa de la fuente o fuentes del Ébola y el tipo de respuestas que puedan lograr controlar esta pandemia. Los ciudadanos, donde quiera que estén tienen que entender que el Ébola no es particularmente contagioso. Debería existir la aclaración de que no hay una cura para el Ébola.

Todas las terapias y vacunas que están siendo utilizados hasta el momento son experimentales. Los requisitos simples de control son las infraestructuras de salud pública sólidas, instalaciones con agua potable, saneamiento y un medio ambiente limpio. En resumen, el Ébola sólo puede ser contenido con centros de salud desarrollados. Las mismas instituciones y organizaciones que han estado a la vanguardia de la guerra bioeconómica en África no pueden encabezar la lucha contra el Ébola. Esta movilización requiere la dirección médica civil, no militar. El Ebola presenta un reto más para un nuevo tipo de liderazgo en África que pueda valorar la vida de los portadores.

¿Ébola, de donde proviene?

A partir de los diferentes informes de prensa la epidemia actual de Ebola estalló en Guinea a finales de 2013 y llamo la atención internacional cuando ya se había extendido por toda África Occidental antes de marzo de 2013. Los síntomas. Fiebre hemorrágica que comienza de 4-16 días después de la infección. Las personas desarrollan fiebre, escalofríos, dolores de cabeza, dolores musculares y pérdida del apetito. A medida que la enfermedad progresa, se pueden producir vómitos, diarrea, dolor abdominal, dolor de garganta y dolor de pecho. El coágulo de sangre y el paciente pueden sangrar en la zona tracto gastrointestinal, en la piel y en los órganos internos. La tasa de mortalidad suele ser muy alta. Este virus no se transmite como el resfriado común, por el aire a través de la tos o los estornudos. Se propaga a través del contacto frecuente con los fluidos corporales y puede transmitirse sólo por alguien que está mostrando los síntomas.

Cabe señalar desde el principio que el Ébola no es una de esas enfermedades conocidas por la mayoría de curanderos y médicos en África. Las revistas científicas de todos los continentes dan testimonio de la profunda ignorancia acerca de este virus. Hace quince años, el respetado “International Journal of Infectious Diseases” declaró que “Filoviridae es la única familia del virus sobre el que tenemos una profunda ignorancia” ¿Cómo se explica esta profunda ignorancia por parte de los principales investigadores en el Occidente?

Dentro de África, los más experimentados, los curanderos tradicionales no tienen experiencia en el tratamiento de esta enfermedad. Los informes en los medios de comunicación sitúan el primer brote de Ébola en África en 1976, este virus fue nombrado por un río en Zaire, África, donde supuestamente fue detectado por primera vez. “Entonces, de acuerdo con información publicada por el Centro de Control de Enfermedades (CDC) en Atlanta, ” El Ebola es un miembro de una familia de virus de ARN conocidos como filovirus. Cuando el virus es magnificado varias miles de veces por microscopio electrónico, el virus tiene la apariencia de filamentos largos. Aunque el CDC coloca el primer brote de Ébola en Zaire en 1976, revistas científicas de renombre, como The Lancet y el New England Journal of Medicine colocan el primer brote en Marburg, Alemania.

Una de las más profundas necesidades de la educación pública es disminuir la implicación racial del Ebola, aclarando que el primer brote reconocido no tuvo lugar en África sino en Marburg, Alemania, de ahí el nombre dado al Ebola como Marburg Virus. En 1967 un brote de fiebre hemorrágica se produjo simultáneamente en los laboratorios de Marburg y Frankfurt, Alemania.

Treinta y una personas se enfermaron, en un principio los trabajadores de laboratorio seguidos por personal médico y miembros de la familia que había cuidado de ellos. Se reportaron siete muertes.

La Evolución Del Ébola

Según los CDC, el primer brote de Ébola fue en 1976 en Zaire (ahora conocido como la República Democrática del Congo. En su página web, el CDC declaró que el primer brote de Ebola, “se produjo en Yambuku y alrededores. La enfermedad se transmite por contacto personal cercano y por el uso de agujas y jeringas contaminadas en hospitales / clínicas. Este brote fue el primer reconocimiento de la enfermedad. ¿Por qué es necesario que el CDC coloque la evolución de la enfermedad en África? . El sitio web de los CDC difiere de la revista Journal of Infectious Diseases que declararon, “La ciencia biomédica encontró por primera vez la familia del virus Filoviridae cuando el virus de Marburg apareció el año 1967”.

La presentación de informes sobre el número de muertes en el brote de Zaire es diferente según las diferentes fuentes. Pero un hecho es indiscutible. Ese fue el mayor número de muertes hasta ese momento, en 1976 hubo 550 casos y 340 muertes

En el tercer brote en 1979, en Sudán, hubo 34 casos y 22 muertes.

Reston-Ébola

El cuarto brote de Ébola fue en Reston Virginia en los Estados Unidos. El brote de Ebola Reston se llama así debido a un suceso que se produjo en Reston, Virginia a finales de 1989, muy pocos de los que siguen el presente brote de Ébola sabían que hubo un brote de Ébola en el suburbio de Washington de Reston, Virginia, en 1989 a menos de 20 millas del Capitolio de Estados Unidos . Hubo otros dos incidentes pequeños del brote Reston después de 1989

El brote de Kitwitk

Seis años después del primer brote en Reston hubo un importante brote de Ébola en Kitwit en Zaire. Hubo más de 200 víctimas mortales. Hasta entonces, el brote de Ébola Kitwit había sido el más mortífero. Los brotes fueron usualmente controlados cuando se tuvo a disposición los suministros médicos, equipos adecuados y se utilizaron procedimientos de cuarentena.

Desde esos días se han producido brotes periódicos en Uganda, Angola, Gabón, Côte d’ Ivoire (Costa de Marfil) y otras partes de África, pero nada comparado con la escala y la profundidad de la actual pandemia en el África occidental.

En el libro más popular sobre este virus publicado hace más de veinte años por Richard Preston, “La Zona Caliente: La aterradora y verdadera historia de los orígenes del virus Ebola ”, los lectores están expuestos a los veinte años de investigación del Instituto Medico de Investigación de Enfermedades Infecciosas del Ejercito de los Estados Unidos (USAMRID) en una familia de virus que son letales. Este libro se publicó antes de que estallara Kitwit pero sabemos por informaciones de prensa que el USAMRID, el CDC, los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y otras organizaciones internacionales de investigación utilizaron el brote Kitwit para estudiar este virus. El libro se concentró en las tres formas que la comunidad científica intenta hacer frente a un virus, las vacunas, los medicamentos y la bio contención. Este libro de Preston salió en un momento en que la prensa sensacionalista estaba haciendo grandes afirmaciones acerca de las posibilidades de contagio del Ebola a través del aire y azuzaba la histeria anti-africana.

Fue en el mismo período en que Robert Kaplan escribió su célebre artículo, “The Coming Anarchy”. Fue este sensacionalismo que marcó el tono de los llamados estados fallidos y frágiles en África. Robert Kaplan escribió ampliamente sobre cómo la escasez, la delincuencia, la superpoblación, el tribalismo y la enfermedad fueron destruyendo rápidamente el tejido social de nuestras sociedades africanas , el trabajo de Kaplan fue parte de la guerra psicológica contra África y los africanos en el momento en que los pueblos del mundo estaban celebrando la victoria sobre el apartheid.

USAMRID – investigación de la guerra militar y biológica De los E.E.U.U un brazo de guerra bioeconomico.

El Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército de los EE.UU (USAMRIID) en Fort Detrick, Maryland es la institución que está en primera línea de la investigación y en los preparativos de un Bio-Escudo que es el nivel de preparación que quiere el gobierno de los Estados Unidos para luchar contra las amenazas biológicas. El presidente Richard Nixon había terminado el programa de guerra biológica ofensiva de los EE.UU con su “Declaración sobre Políticas y Programas de Defensa Química y Biológica” el 25 de noviembre de 1969 en un discurso de Fort Detrick. La declaración, se suponía, debía poner fin, de manera incondicional, a todos los programas de armas biológicas ofensivas de Estados Unidos. La Convención de las Naciones Unidas sobre la prohibición del desarrollo, la producción y el almacenamiento de armas bacteriológicas (biológicas) y toxicas y su destrucción se firmó en 1972. Pero incluso después de la firma de este Convenio internacional una serie de países incluyendo los EE.UU continuaron su experimentación sobre diferentes tipos de virus.

Aunque la Convención de las Naciones Unidas sobre la guerra biológica y el almacenamiento de agentes tóxicos fue aprobada en 1972, la explosión de la investigación científica sobre los organismos modificados genéticamente dio un impulso a la investigación que llevan a cabo ambas agencias, militares y civiles, y que perseguían ganancias económicas al desarrollar la utilización de agentes patógenos. Los agentes biológicos con los que se estaba experimentando como armas biológicas aceleradas y el arma biológica de esta escuela de patógenos de doble uso que ha salido a la luz ha sido la experimentación con ántrax.

De manera característica, el uso de ántrax contra civiles fue el caso de los militares racistas de Rhodesia que liberaron las esporas de ántrax en las tortas de alimentación para los animales y que mato a más de 80 africanos en lo que entonces era Rhodesia. Años más tarde el Dir. Sellos Timoteo, el ministro de Salud de Zimbabwe, dibujaba una conexión entre el brote de ántrax en Rhodesia, los brotes de Ebola y la experimentación que se había llevado a cabo bajo el programa de guerra química y guerra biológica en Sudafrica(CBW).

Este programa de la Sudafrica del apartheid (CBW) ha recibido notoriedad internacional a través del Proyecto Costa, donde el régimen del apartheid estaba experimentando con agentes biológicos que podían ser dirigidos específicamente a los africanos. El gobierno de los Estados Unidos ha hecho todo lo posible para distanciarse de la experimentación del Proyecto Costa a pesar de que en la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR de Sudáfrica), el Dr. Wouter Basson, testificó cómo fue calurosamente acogido por elementos de inteligencia de Estados Unidos. La implicación completa de la obra de Wouter Basson y Daan Goosen todavía tiene que salir a la luz .

El atractivo de la militarización de los agentes biológicos se incrementó en la era de los organismos modificados genéticamente. Ya que África es el espacio con los más diversos materiales genéticos, los científicos y antropólogos bio de Occidente, han recorrido el campo rural africano en busca de plantas con características únicas. En la era de la investigación masiva en las Ciencias de la Vida, muchas universidades se involucraron en la investigación de doble uso.

Investigación de doble uso

Investigación de doble Uso (DURC) es la investigación en ciencias de la vida que, en base a los conocimientos actuales, puede anticipar razonablemente conocimientos, información, productos o tecnologías que podrían directamente ser mal utilizados para plantear una amenaza significativa con amplias consecuencias para la salud y la seguridad pública, cultivos agrícolas y otras plantas, los animales, el medio ambiente o la seguridad nacional. En resumen, el doble uso investiga que podría ser utilizado para ayudar en el avance de la salud humana y la seguridad o al mismo tiempo utilizado para la guerra biológica

Hemos aprendido de la investigación llevada a cabo por la UNESCO que “el interés militar, en el aprovechamiento de la ingeniería genética y la tecnología de ADN parar re-combinar la actualización y elaboración de armas biológicas letales eficaces es estimulado por la fácil disponibilidad de fondos, incluso en tiempos de regresión económica, para contratos de investigación del desarrollo de armas biológicas”

Este es el entorno de la investigación para comprender el actual brote de Ébola en África Occidental.

Un día antes que el presidente Barack Obama hable al mundo sobre la pandemia del Ebola, la Casa Blanca el miércoles 24 de septiembre, 2014. emitió nuevas directrices destinadas a reforzar el control de la investigación en biología con fondos federales que podrían producir inadvertidamente armas biológicas. De acuerdo con el informe en el New York Times publicado el jueves 25 de septiembre “La nueva política libera el peso de encontrar y divulgar los aspectos peligrosos de la investigación, de la agencia de financiación – por lo general los Institutos Nacionales de Salud – a los científicos que reciben las subvenciones y las universidades u otras instituciones en las que trabajan “, el mismo día , la Radio Pública Nacional ( NPR ) fue más específica que la decisión relativa a los patógenos de doble uso y la investigación que se lleva en los laboratorios financiados por el gobierno . Este informe se produjo tres años después de las controversias acerca de la investigación de la gripe aviar que se está llevando a cabo con fines bioterroristas. En 2011, se había producido un intenso debate en los medios sobre el uso de la investigación biológica para el terror, mejor dicho, bioterrorismo. Entonces, como NPR informó: “Los científicos y especialistas en seguridad están en medio de un intenso debate sobre los recientes experimentos en una epidemia de virus de la gripe aviar a la que la hicieron más contagiosa. En septiembre de 2011, en una conferencia científica en Malta, un científico hizo un sorprendente anuncio en una conferencia sobre la gripe, “que había hecho un experimento de laboratorio que dio lugar al virus de la gripe aviar hasta convertirse en altamente contagiosa entre hurones – el modelo animal utilizado para estudiar la infección de la gripe humana. Parecía que sólo cinco mutaciones hicieron el trabajo”. Este informe de la NPR en noviembre de 2011 no volvió a transmitirse pero en la misma emisión se observó que un experto en bioterrorismo y director del Centro de Bioseguridad en una universidad nacional declaró que:

“Es una mala idea que los científicos vuelvan un virus letal en un virus letal y altamente contagioso. Y es una segunda mala idea que publiquen cómo lo hicieron para que otros puedan copiarlo”.

Hasta ahora ningún experto o denunciante se ha presentado para hablar abiertamente sobre la experimentación con las fiebres hemorrágicas virales que ahora se agrupan bajo el nombre de Ebola. Hoy como un componente vital de la prevención y la educación pública existe la necesidad de que los científicos e investigadores a se pronuncien sobre los laboratorios en el Oeste o en otros lugares donde han estado experimentando con los patógenos de doble uso. También es necesario que la comunidad internacional sepa si alguno de estos equipos de investigación o personal universitario asociados a patógenos de doble uso ha estado activo en los países de Liberia, Sierra Leona, Guinea o Nigeria antes del actual brote de Ébola. Como mínimo, la CEDEAO y la Unión Africana deberían presionar al Fondo de las Naciones Unidas para el Ébola a centrarse no sólo en la recaudación de fondos, sino también hacer que el Acta de Libertad de Información (FOIA) pida desarrollar plenamente las medidas para organizarse adecuadamente contra los brotes del tipo actual.

A partir de los informes que llegan sobre el número de personas que han dejado morir sin atención o entierro digno, las cifras sobre el número de muertes en África Occidental que da la Organización Mundial de la Salud (OMS) han sido claramente un subregistro para minimizar el alcance de la devastación creada por el Ébola. En contraste con los números emitidos por la OMS, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades en Atlanta reportó el martes 23 de septiembre que, “los casos de Ébola podrían aumentar a entre 550.000 y 1,4 millones en cuatro meses, en función de varios factores, incluyendo la cantidad de personas infectadas por portadores del Ébola. El informe se pregunta si el número oficial de muertes registradas por la OMS, 2800 de al menos 5.800 casos de Ébola, se ha denunciado adecuadamente. CDC ha dicho que es probable que haya 2,5 veces más casos, es decir, casi 20.000, que se han producido hasta el momento”. El mismo martes que el CDC emitió su calamitosa advertencia sobre la posibilidad de que 1,4 millones de personas mueran, el New England Journal de Medicina también dio su opinión y lo declaró en un artículo titulado, “enfermedad por el virus Ebola en África Occidental – Los primeros 9 meses de la epidemia y las proyecciones a futuro”, “si la enfermedad no se contiene de manera adecuada, podría convertirse en endémica entre las poblaciones de los países más afectados por el brote – Guinea, Sierra Leona y Liberia. …”Sin mejoras drásticas en las medidas de control “, dicen los investigadores, ” los números y los casos y las muertes por [Ebola] se espera que continúen aumentando de cientos a miles por semana en los próximos meses” .

Según la OMS, “acciones amplias e inmediatas – como las que ya comenzaron – pueden ayudar a una …rápida disminución de los casos”.

Más allá de la Militarización de la respuesta a ébola

La acción amplia e inmediata que la Organización Mundial de la Salud se refiere es el despliegue de las fuerzas militares de los Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia a los países más afectados. Los Estados Unidos han desplegado más de 4.000 efectivos militares a África Occidental para ayudar en la lucha contra el Ébola. La lucha contra el Ebola no puede ser un esfuerzo militar. Debe ser un esfuerzo que se base en traer de vuelta la salud y seguridad a los pueblos cuyas comunidades han sido destruidas con cientos de familias que pierden seres queridos. Los Estados Unidos tiene previsto aumentar rápidamente su presencia en Liberia, donde los militares se están desplegando para ayudar al personal que trabaja para detener el avance de la peor epidemia de Ébola registrada, pero también tenemos que saber lo que los contratistas privados de seguridad han estado haciendo en Liberia durante los últimos diez años. El presidente Obama ha declarado que se necesita a los militares para establecer la infraestructura médica y el transporte necesario para desplegar a los trabajadores de salud. ¿Por qué esta infraestructura no podría ser llevada a cabo por agencias civiles?

Desde la India, Dir. Sreeram Chaulia señaló correctamente en un artículo titulado Pulso de Relaciones Exteriores: Políticas Virales, que; “A medida que los estragos de la epidemia del Ébola devastan África Occidental, un acto conocido con connotaciones problemáticas se está llevando a cabo. La respuesta internacional a las crisis de salud pública conjunta en Liberia, Sierra Leona y Guinea está siguiendo patrones imperiales de tutela y patrocinio, en el que cada uno de estos tres países han sido dominados exclusivamente por su respectivos antiguos maestros de América y Europa a través de la ayuda humanitaria dirigida………Una antigua colonia fundada por los ciudadanos americanos liberados de la esclavitud, Liberia vuelve a estar, literalmente, bajo la tutela de los EE.UU, que no enfrenta competencia de ningún otro país occidental. Washington está desplegando hasta 4.000 efectivos militares para crear hospitales, laboratorios médicos y centros de tratamiento en pie de guerra. Esta misión, con nombre en código “Operación Asistencia Unida”, está siendo supervisada por el controvertido Comando África de EE.UU (AFRICOM)”.

En un contexto donde los medios de comunicación internacional están dominados por las agencias de noticias occidentales, la CEDEAO también ha hecho un llamamiento para la movilización militar para responder al EBOLA. En la opinión de este autor, la CEDEAO y la Unión Africana han decepcionado totalmente porque la militarización como respuesta internacional hará que sea difícil para países como China, Cuba, India, Corea del Sur y otras sociedades armonizar adecuadamente la respuesta médica a este brote de Ébola. La Unión Africana y la CEDEAO necesitan un nuevo tipo de diplomacia médica que tenga sus raíces en la valoración de los cuerpos negros. Chaulia señaló que “si los EE.UU, Reino Unido y Francia se vieron impulsados por motivos humanitarios, ¿por qué no hicieron contribuciones al fondo multilateral de respuesta de la ONU que hubieran distribuido los fondos de manera más equitativa entre los tres países mas afectados de África Occidental? Hasta ahora, sólo la India y Australia han hecho donaciones sustanciales de 10 millones de dólares para el fondo de la ONU Ébola, fondo lamentablemente desfinanciado”.

Proyecto 112

En América del Norte, la Organización de noticias Fox y sus afiliados han estado a la vanguardia de la estigmatización racial del presente brote de Ébola. Cuando el ciudadano de Liberia, Thomas Eric Duncan, fue hospitalizado y más tarde sucumbió al Ebola, los medios conservadores prepararon rápidamente una histeria sin precedente sobre las posibilidades de un brote de Ébola en los Estados Unidos. Dentro de esta histeria, hay preguntas de los medios de comunicación sobre si este virus puede ser transmitido en el aire. Algunos lectores recordarán que la posibilidad de la transmisión por aire del Ébola fue el tema de una película de Hollywood. Lo que no es de dominio público es el hecho de que fue el gobierno de Estados Unidos quien desde 1962 hasta 1973 llevó a cabo un proyecto de experimentación de armas biológicas y químicas llamado Proyecto 112.

Este se llevó a cabo, específicamente, de manera que los individuos que eran parte del experimento no sabían que eran conejillos de indias. En el 2000, cuando una cadena de televisión, CBS, dio a conocer la existencia de este programa de guerra biológica, también se reveló que, aparte de las pruebas en individuos en los EE.UU, hubo pruebas llevadas a cabo en otros países ya que “El Departamento de Defensa (DoD) consideraba poco ético llevarlo a cabo dentro del territorio continental de los Estados Unidos”.

Proyecto BioEscudo

Todavía esperamos conocer que sociedades de África se consideraron aptas para la prueba de toxinas por el Departamento de Defensa de Estados Unidos. Tras el susto del ántrax en los EE.UU en el 2001 y la guerra contra Irak en el 2003, el Congreso aprobó el Proyecto de Ley Bioshield en el 2004 pidiendo US $ 5 mil millones para la compra de vacunas que se utilizarían en caso de un ataque bioterrorista. Ha habido un programa de diez años para poner dinero en las mismas fuerzas que estaban experimentando con patógenos de doble uso. En palabras del Congreso, el Proyecto Bio fue un programa de diez años basado en la adquisición de contramedidas médicas para el uso civil contra ataques biológicos, químicos, radiológicos y nucleares. El gobierno de Estados Unidos ha estado trabajando en contramedidas contra la guerra biológica. ¿Sera por casualidad que las tres principales amenazas que el programa Bioshield está destinado a defender a los ciudadanos de los EE.UU son Ántrax, Ébola y la gripe aviar?

África y el Bioterrorismo

Los africanos han enfrentado bioterrorismo desde el momento del colonialismo y el apartheid y esto está bien documentado en el libro “Medical Apartheid: La oscura historia de la experimentación médica con los negros americanos desde la época colonial hasta el presente”, Harriet Washington entró en grandes detalles sobre el bioterrorismo contra los negros. El experimento Tuskegee es ahora el caso más conocido de la utilización de cuerpos negros como conejillos de indias para experimentos médicos. El libro sobre células HeLa (Henrietta Lacks) es otro relato devastador del uso de los cuerpos negros.

Harriet Washington colocó la guerra química y biológica bajo la amplia categoría de “bioterrorismo”, que “emplea agentes químicos o biológicos, como los microbios y los venenos al servicio del terrorismo … las armas a menudo consisten en organismos causantes de enfermedades, por lo general los microorganismos tales como bacterias, virus, hongos, o los derivados de seres humanos, animales o plantas”. Otro aspecto importante de la guerra biológica a la que Harriet Washington se refiere es el hecho de que puede ser tanto directa como indirecta cuando se utiliza contra poblaciones. En otras palabras, los agentes químicos se pueden utilizar para matar a las personas directamente, dañarlos físicamente con algo como el gas nervioso o la guerra biológica, o se pueden utilizar para contaminar el medio ambiente con el fin de cortar sus fuentes de alimentos (plantas, ganado), agua, o ambos.

Cuba es una sociedad fuera de África que se ha visto obligada a desarrollar sus capacidades médicas y de bioseguridad después del brote de dengue en 1977, ahora sabemos por el nuevo libro, Back Channel to Cuba, que Henry Kissinger había organizado un plan para ‘aplastar’ Cuba. Esto se debía a que Kissinger estaba enojado por la intervención cubana en Angola en 1975-76 que hizo retroceder la Incursión racista de Sudáfrica en Angola. Henry Kissinger que había supervisado la autoría del Memorando de Seguridad Nacional 39 de 1969 que predijo que los blancos estaban destinados a permanecer y ordenar en el sur de África, se molestó porque una pequeña isla comprometida con un modo alternativo de organización económica podría arruinar sus planes para África. Se informó en el reciente artículo del New York Times que en las discusiones entre Henry Kissinger (secretario de Estado) y el presidente Gerald Ford, Kissinger utilizó “un lenguaje duro y muy agresivo contra Cuba” .

Los cubanos han expuesto que la fiebre del dengue que estallo en Cuba en 1977 estaba vinculada a la guerra biológica por parte del gobierno de los Estados Unidos. Esto ha sido corroborado por los informes de prensa de las organizaciones de medios de comunicación basados ​​en los Estados Unidos. En ese momento el gobierno de los Estados Unidos bloqueó los esfuerzos del gobierno cubano para la compra de los fumigadores y productos químicos para controlar la propagación del dengue.

Como una pequeña isla, Cuba ha sido capaz de desarrollar medidas de cuarentena, pero más importante fue desarrollar la capacidad científica para investigar el origen de los brotes como el dengue.

La Unión Africana y CEDEAO deben tomar el liderazgo en respuesta a este letal virus.

En agosto, el Presidente de los EE.UU llamó a la Primera Cumbre África – Estados Unidos en Washington. Aunque la pandemia del Ebola ya estaba matando a más personas que los cuatro episodios analizados en el sitio web de los CDC, la Casa Blanca no se centró en la devastación que se estaba dando en África occidental. En África, el Ébola ha puesto de manifiesto la porosidad de las llamadas fronteras. La Unión Africana ha fracasado hasta el momento en tomar la iniciativa en la lucha contra esta pandemia. ¿La Unión Africana tiene listo algún plan de preparación BioShield? En el momento del estallido de la pandemia del VIH SIDA fue significativo que los productores farmacéuticos occidentales colocaron sus ganancias por delante de vidas humanas. Se necesitó de una masiva organización de un movimiento de base como la Treatment Action Campaign (TAC) de Sudáfrica para presionar a los farmacéuticos que permitan la producción de medicamentos genéricos para el tratamiento de pacientes con SIDA en África. Esta campaña TAC influyó en la cooperación entre la India, Brasil y Sudáfrica, que más tarde se fusionó como BRICS.

La Unión Africana y CEDEAO deben ser empujados a actuar con más decisión.

Una movilización popular similar se necesita ahora en África Occidental para romper la respuesta lenta y displicente de la CEDEAO y la Unión Africana. La CEDEAO ha sido capaz en el pasado de intervenir en Liberia y Sierra Leona para llevar la paz. En conjunto, la CEDEAO y la UA poseen las capacidades técnicas y médicas a para una respuesta más vigorosa al Ébola. Existe la percepción errónea en el extranjero que África no tiene el personal médico para combatir esta epidemia. Sin embargo, la capacidad de movilizar los recursos en África para una respuesta más categórica depende de la voluntad política. Sólo Nigeria cuenta con más de 40 mil médicos, miles con amplia experiencia en enfermedades infecciosas. En la guerra económica contra África la profesión médica fue arrasada y hubo una fuga masiva de cerebros y personal médico de África a Europa y América del Norte. Los gobiernos africanos han sido muy claros acerca de sus objeciones en la migración a gran escala de sus médicos hacia los países ricos. A pesar de estas objeciones, hay más de 10.000 médicos internacionales graduados en África que trabajan en los EE.UU. y Europa Occidental. Los EE.UU reciben más de 7.000 médicos de tres países: Ghana, Nigeria y Sudáfrica. Los africanos progresistas tendrán que movilizarse por un cambio de rumbo y para que la Unión Africana y las Naciones Unidas pueden desmilitarizar la respuesta al Ébola.

Ya se ha demostrado en Liberia que la pandemia puede ser contenida. Nigeria y Senegal han sido capaces de contener el virus. La prensa occidental ha llamado la atención sobre el hecho de que la empresa Firestone en Liberia fue capaz de contener y controlar el virus en su plantación de caucho . Este autor no es fan de Firestone. En el reciente Diálogo Empowered África en Washington en agosto, los trabajadores de Firestone se refirieron a la baja de los salarios y condiciones de trabajo de explotación en la plantación de caucho. Aunque esta empresa no puede ser considerada como un ejemplo, el punto importante aquí es que el Ébola puede ser controlado y no hay necesidad que la pandemia se salga de control. La historia Firestone también demuestra que no se necesitan militares para organizar la infraestructura médica y de transporte para contener la escalada de las muertes.

Este autor ha sido crítico de los salvadores que vienen de fuera, pero esta pandemia Ebola proporciona una oportunidad para que los verdaderos médicos humanitarios se separen de la respuesta militar al brote de Ébola. La Unión Africana debe tomar la iniciativa para que los socorristas médicos puedan encontrar una infraestructura no militar para trabajar. Existe la necesidad de una movilización a gran escala en todos los países en los que los trabajadores de la salud, médicos tradicionales, científicos, organismos civiles y militares van a ser cruciales en la lucha contra la guerra – bioeconómica. Los expertos mundiales de salud han declarado que la epidemia de Ebola está asolando África Occidental, una emergencia internacional de salud que por lo mismo requiere un enfoque coordinado a nivel mundial.

Aunque los medios de comunicación han estigmatizado racialmente la pandemia del Ebola, hay una necesidad urgente de que la comunidad internacional se una para lograr un enfoque global coordinado. El virus del Ébola presenta un verdadero desafío para África y el despliegue de científicos, trabajadores comunitarios de la salud, voluntarios y brigadas de salud para combatir este virus es una de las tareas de la humanidad.

Comentarios

Comentarios

También te podría gustar...