EL RELOJ DE LA TERCERA GUERRA MUNDIAL POR ETAPAS SE RETRASA EN SIRIA

https://actualidad.rt.com/themes/view/131402-irak-guerra-eiil-isis
Foto: Essam Al-Sudani

POR CLAPPSI.

El Papa argentino Francisco dijo proféticamente en La Habana que el mundo vivía una tercera guerra mundial por etapas. El Oriente Medio y Europa son la geografía de dos de esas etapas.  Yugoeslavia, destruida por la OTAN bajo la dirección de Estados Unidos y Alemania, desapareció como actor de la estabilidad internacional. Ucrania, intervenida políticamente por Occidente dejó de ser una democracia plurinacional en camino hacia su consolidación y vive una división política, étnica y cultural, que aún no encuentra una senda segura de solución política negociada. En medio de la crisis ucraniana, por la vía de un referéndum, Crimea y Sebastopol, volvieron a su hogar natural, que siempre fue Rusia. Las recientes declaraciones ucranianas en el sentido de que excluyen la guerra con Rusia, como instrumento para dirimir sus diferencias ha sido una contribución a la paz internacional.

En el Medio Oriente han florecido paralelamente el extremismo islamista encabezado por el éI y otros grupos menores y la intervención militar de Estados Unidos y sus aliados occidentales, interesados en las riquezas de esos países y en su control geopolítico, fomentando el caos terrorista para justificar su permanente intervención militar y control político. A Occidente le interesa la destrucción de los estados nacionales del Medio Oriente. Así lo hicieron en Libia, asesinando a Gadafi y así pretendían hacerlo en Siria, derrocando a Al Assad y caotizando al país.

Pero en la setenta Asamblea General de la ONU, el Presidente ruso Vladimir Putin anunció que a solicitud del Presidente legítimo de Siria, Rusia intervendría militarmente en Siria para ayudar al Ejército sirio en la destrucción del terrorismo abierto del Estado Islámico y el terrorismo encubierto de Al Nustra, supuesto opositor “moderado “ de Al Assad.

Esa operación militar exitosa está obligando a Occidente a volver a buscar soluciones diplomáticas y políticas para resolver el impasse político que divide a Siria. En esas negociaciones intervienen países árabes distintos como Irak, Arabia Saudita, junto a Iran, Turquía,  Rusia y Estados Unidos.

Estados Unidos, ha olvidado su antigua exigencia de que el Presidente sirio renuncie, como condición previa para cualquier solución pacífica al problema interno, que debe ser resuelto por los propios sirios con el acompañamiento internacional.

La gran potencia militar de Rusia y la inteligencia política de su líder, han retrasado en Siria el reloj de la Tercera Guerra Mundial y han vuelto a abrir las puertas a las soluciones políticas negociadas, que ya probaron en el caso de Irán que aún pueden funcionar en este tenso y caótico siglo XXI. El terrorismo extremista es el gran enemigo de la civilización y es el único que debe ser excluido del juego político internacional.

Comentarios

Comentarios

También te podría gustar...