En México hay reducción de la extrema pobreza y logros importantes , aunque parciales, en el cumplimiento de los ODM de la ONU.

coneval.com.mx

 Elaborado por CLAPSI, con base al informe de CONEVAL y a informaciones de “La Jornada”

CIUDAD DE MÉXICO (23/JUL/2015).-

El secretario Ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), Gonzalo Hernández Licona, dio a conocer que el número de personas en pobreza extrema en México a 2014, disminuyó en comparación con las mediciones de 2012.
De acuerdo con el informe del Coneval, en los dos años que comprende esta medición de 2012 a 2014, México contuvo el crecimiento de la pobreza extrema e incluso la redujo.

Asimismo, bajó el porcentaje de la población vulnerable por carencias y se incrementó la población no-pobre y no-vulnerable, mejorando el bienestar de la sociedad.

Conforme a lo dispuesto en el Artículo 36 de la Ley General de Desarrollo Social, la medición del Coneval tomó en cuenta los indicadores o carencias sociales relativas al ingreso, rezago educativo, servicios de salud, seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos y acceso a la alimentación.

En este contexto, las carencias sociales en el país bajaron en los dos primeros años de la actual administración federal.

Destaca también la reducción en las carencias de acceso a servicios de salud y acceso a la seguridad social, de acuerdo con el estudio del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social.

Estos datos coinciden con la más reciente Encuesta de Ingresos y Gastos en los Hogares del Inegi, dada a conocer este mismo mes, en la que se establece que en México no aumentó la desigualdad de ingreso.

Además de que en los deciles más bajos, es decir, los hogares más pobres del país, se observaron incrementos reales en sus ingresos respecto a 2012.

En las próximas semanas el Coneval dará a conocer los resultados de la encuesta tipo panel, para medir el impacto específico de la Cruzada Nacional contra el Hambre.

CIUDAD DE MÉXICO (23/JUL/2015).- El secretario Ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), Gonzalo Hernández Licona, dio a conocer que el número de personas en pobreza extrema en México a 2014, disminuyó en comparación con las mediciones de 2012

De acuerdo con el informe del Coneval, en los dos años que comprende esta medición de 2012 a 2014, México contuvo el crecimiento de la pobreza extrema e incluso la redujo.

Asimismo, bajó el porcentaje de la población vulnerable por carencias y se incrementó la población no-pobre y no-vulnerable, mejorando el bienestar de la sociedad.

Conforme a lo dispuesto en el Artículo 36 de la Ley General de Desarrollo Social, la medición del Coneval tomó en cuenta los indicadores o carencias sociales relativas al ingreso, rezago educativo, servicios de salud, seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos y acceso a la alimentación.

En este contexto, las carencias sociales en el país bajaron en los dos primeros años de la actual administración federal.

Destaca también la reducción en las carencias de acceso a servicios de salud y acceso a la seguridad social, de acuerdo con el estudio del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social.

Estos datos coinciden con la más reciente Encuesta de Ingresos y Gastos en los Hogares del Inegi, dada a conocer este mismo mes, en la que se establece que en México no aumentó la desigualdad de ingreso.

Además de que en los deciles más bajos, es decir, los hogares más pobres del país, se observaron incrementos reales en sus ingresos respecto a 2012.

En las próximas semanas el Coneval dará a conocer los resultados de la encuesta tipo panel, para medir el impacto específico de la Cruzada Nacional contra el Hambre.

Desarrollo Humano

Logros parciales de México en los objetivos del milenio

Periódico La Jornada
Lunes 5 de enero de 2015, p. 2

Carentes de perspectiva de derechos humanos e igualdad de género, los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) 2015 de la Organización de Naciones Unidas (ONU) quedaron rebasados por la realidad de países como México, donde si bien puede hablarse, en general, de avances y cumplimiento de la mayoría de las metas, una revisión más profunda deja ver los rezagos y desigualdades en los estados y de manera particular entre las mujeres.

Este es el balance que realizan algunas organizaciones sociales, las que tampoco fueron incluidas en el diseño de los ODM ni en su seguimiento. Estos datos revelan que 15 años después de que se establecieron estas metas, los logros en México son parciales en los temas de pobreza, educación, equidad de género y reducción de la mortalidad infantil.

La ONU se encuentra en la etapa de diseño de las siguientes estrategias mundiales que abordarán temas de erradicación de la pobreza y el hambre, la mejora en la salud y la educación, la construcción de ciudades más sostenibles, la lucha contra el cambio climático y la protección de bosques y océanos.

En septiembre de 2015, durante la Cumbre Especial sobre Desarrollo Sostenible, se espera que líderes del mundo logren acuerdos de una agenda de largo alcance para los próximos 15 años, a fin de acabar con la pobreza para 2030 y transformar vidas sin dejar de proteger el planeta, señala la ONU.

De los ocho objetivos 2015, el país no cumplirá con la reducción de mortalidad materna. Tampoco se prevé que llegue a cubrir indicadores de sostenibilidad del medio ambiente, como la reducción de emisiones de dióxido de carbono total y la disminución de la proporción de los recursos hídricos que utiliza el país.

Los ODM planteados en 2000 carecen de un mecanismo sólido para revisar su cumplimiento y plantear las decisiones posteriores, comentó Martha Juárez, de la Coalición por la Salud de las Mujeres. La urgencia de algunos temas, como es la mortalidad materna, señaló la activista, obligó al gobierno mexicano a abrir espacio a la discusión con organizaciones sociales y a la revisión de las estrategias de salud en la materia.

Objetivo 1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre. Reducir a la mitad entre 1990 y 2015 el porcentaje de personas con ingresos menores a un dólar y el de personas con hambre

Aunque el 30 de noviembre pasado México fue reconocido por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), por haber cumplido con este objetivo, en el país uno de cada dos mexicanos vive en pobreza, es decir, 53.3 millones de personas (45.5 por ciento).

Esto, de acuerdo con los datos más recientes de la medición de la pobreza (correspondientes a 2012), pero se prevé que la situación se agravará cuando en julio de 2015 se presente la información de los dos años recientes, ya que el ingreso de los trabajadores es insuficiente para ayudarlos a salir de las condiciones de precariedad y miseria, por lo que se prevé que habrá un incremento de pobreza por ingresos, sostuvo José Luis de la Cruz, director General del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico.

Los programas sociales, como Prospera, no pueden revertir esto porque es un esquema de atención social que si bien intentará aumentar las capacidades productivas de las familias, esto será limitado, señaló.

Además, en el país la desigualdad entre los estados es abismal. En Chiapas la pobreza afecta a 74.7 por ciento de la población, mientras en Nuevo León incide en 23 por ciento. Incluso dentro de los estados la afectación es distinta, ya que en las zonas rurales de Chiapas 44.2 por ciento de los niños menores de cinco años padecían desnutrición crónica, contra 14.8 por ciento de las áreas urbanas, indica el documento Alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio con equidad, elaborado por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

En cuanto al hambre, el documento precisa que también hay grandes disparidades en el ámbito nacional, ya que mientras el promedio para el país de desnutrición crónica es de 13.5 por ciento, en las zonas rurales del sur del país la prevalencia es de 27.5 por ciento. Agrega que los niños de las zonas rurales parecen ser los más desfavorecidos en lo que concierne a los indicadores relativos a los ODM.

El impacto en la alimentación de la Cruzada Nacional contra el Hambre aún se desconoce y será hasta que se presente la medición de la pobreza, en julio, cuando se conozcan los efectos de la estrategia, indica el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Objetivo 2. Lograr la enseñanza primaria universal

Pese a que México está en camino de cumplir con este objetivo, ya que en el ciclo escolar 2012-2013 se matriculó cien por ciento de los niños en la enseñanza primaria, la situación cambió en secundaria, nivel en el que la matrícula fue de 79.8 por ciento. Esto pone en evidencia las brechas en las coberturas de este derecho, señala el informe de Unicef. La asistencia escolar entre los adolescentes indígenas es más baja en secundaria y preparatoria, en comparación con los no indígenas, con 69.3 y 83.9 por ciento, respectivamente.

El reporte indica que los esfuerzos para expandir la cobertura en educación básica han dado la oportunidad a niños y adolescentes de asistir a la escuela, pero bajo la dirección de maestros menos capacitados y en ambientes menos propicios y con insuficiente infraestructura para el aprendizaje.

Objetivo 3. Promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer

Eugenia López, coordinadora de la agrupación Balance, Promoción para el Desarrollo y Juventud, comentó que el cumplimiento de éste se limitó a los espacios de participación política, en los que si bien hay avances por una mayor incursión de la población femenina en los puestos de representación popular, la perspectiva de género quedó fuera en el resto de los compromisos.

El informe sobre avances realizado en 2013 por el gobierno federal resalta que en 2012 se rebasó la meta recomendada de tener, al menos, 30 por ciento de participación femenina en el Congreso de la Unión. También destaca los avances en el ámbito de la educación, lo que es relevante, pero se perdió de vista la situación de las mujeres en los otros temas.

Objetivo 4. Reducir la mortalidad infantil

El informe oficial advierte sobre la disminución en la tasa de defunción de los niños menores de cinco años, al pasar de un promedio de 41 por cada mil nacidos vivos en 1990 a 16.7 en 2011, y entre los menores de un año el indicador bajó de 32.5 a 13.7 por mil nacidos vivos en el mismo periodo.

No obstante, en 15 estados la tasa de mortalidad está por encima de la media nacional, entre ellos Veracruz, Tabasco, Puebla, Distrito Federal, estado de México, Oaxaca, Chiapas y Durango. Estos concentran el mayor porcentaje de grupos indígenas y existen dificultades de acceso a los servicios de salud.

Especialistas advirtieron, y también lo reconoce el informe oficial, la necesidad de fortalecer el programa de vacunación universal, en especial contra sarampión en los niños menores de un año.

En 2012 el promedio nacional de inmunización se ubicó en 86.8 por ciento, pero, otra vez, sólo 12 entidades están por encima de este nivel. Nayarit, Baja California Sur y Sinaloa están en el extremo con una cobertura de 79.9 a 82.7 por ciento.

Objetivo 5. Mejorar la salud materna

Además de que los países establecieron compromisos limitados, rezagados incluso, en cuanto a los avances sobre derechos reproductivos, plasmados en las conferencias internacional de Población y Desarrollo, de El Cairo (1994), y de la Mujer, de Pekín (1995), en el tema de mayor relevancia, la mortalidad materna, México no alcanzará la meta de llegar a 22 decesos por cada cien mil nacidos vivos.

La estadística más reciente –con base en el número de nacimientos estimado en 2005 y recogida por el Observatorio de la Mortalidad Materna– señala que la razón de muerte materna se ubicó en 50.5 fallecimientos por cien mil nacidos vivos en 2012.

Desde hace algunos años que el gobierno federal reconoció el retraso en el cumplimiento de esta meta, se pusieron en marcha algunas acciones para mejorar la calidad de los servicios médicos, entre otros, el Convenio General de Colaboración Interinstitucional para la Atención de la Emergencia Obstétrica, por el cual las mujeres embarazadas deben ser recibidas en los hospitales, independientemente de si les corresponde o no.

Con las organizaciones sociales se han revisado las acciones y el uso de recursos. Se promovió el aumento de las consultas prenatales y la atención del parto por personal de salud capacitado; hay financiamiento para los servicios clínicos por medio del Seguro Popular y, de cualquier forma, no hay impacto en la reducción de las muertes asociadas con embarazo, parto y puerperio, señala Martha Juárez.

Por el contrario, dijo, las afiliadas a este esquema son las que más pierden la vida. Está claro que el financiamiento está disociado de la calidad de la atención. Hay problemas estructurales de falta de personal, equipo, medicamentos y hospitales que reciban a las mujeres en el momento que lo requieran por alguna emergencia obstétrica.

Aparte está el tema de la salud reproductiva; en particular el acceso a los métodos anticonceptivos. El informe oficial se limita a las mujeres fértiles unidas y deja fuera a las adolescentes no unidas, pero que también requieren de los mecanismos para prevenir embarazos no deseados, advirtió la activista.

Objetivo 6. Combatir el VIH/sida, el paludismo y otras enfermedades

La meta general es el acceso universal a las medicinas, impulsar la prevención, garantizar la atención médica integral y mantener por debajo de 0.6 por ciento la prevalencia de la infección. Aunque el informe oficial de México plantea resultados positivos, todavía 40 por ciento de los infectados desconocen su condición de salud. Además, éste es uno de los ámbitos donde la situación de las mujeres no se tomó en cuenta.

Lo que ha ocurrido, señala Eugenia López, es que la epidemia cambió. Sigue concentrada en sectores con prácticas sexuales de riesgo (hombres que tienen sexo con otros hombres, trabajadores sexuales, usuarios de drogas inyectables), pero también es creciente la cantidad de mujeres afectadas.

Se habla de ellas sólo en función de su participación para prevenir la transmisión perinatal del VIH –en México es asunto pendiente– y de las trabajadoras sexuales para evitar la infección en los clientes.

Sin embargo, señala López, son inexistentes las estrategias de información dirigidas a las mujeres, donde quiera que se encuentren, y para quienes ya viven con el virus que puedan evitar embarazos no deseados.

Tampoco existen medidas para garantizar una atención médica integral y de calidad, lo que afecta a hombres y mujeres que requieren ser revisados en servicios de especialidad fuera de las clínicas de sida, pero son víctimas de discriminación y violación a sus derechos humanos porque hay resistencia o de plano se les niega la atención médica.

Objetivo 7. Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente, entre cuyas metas está reducir la pérdida de diversidad biológica y disminuir a la mitad el porcentaje de personas que carezcan de acceso sostenible a agua potable

El gobierno mexicano, en el informe de avances de 2013, asegura que desde 2010 superó la meta de dotar de agua potable a la población al dar cobertura a 90.9 por ciento de los 28 millones de viviendas habitadas, ya que contabiliza a las que cuentan con llave de agua aunque no reciban el líquido diariamente.

No precisa que 27 por ciento de las viviendas del país obtiene el agua por tandeo, es decir, esporádicamente, una o dos veces por semana, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Los estados más rezagados en la cobertura de agua potable son Chiapas, Guerrero y Oaxaca, donde tres de cada 10 viviendas carecen de la red de distribución.

Los mexicanos, para cubrir sus necesidades, recurren al agua embotellada, cuyo consumo per cápita ha crecido de manera constante, para llegar a alrededor de 234 litros por año, convirtiéndose en el principal consumidor de este producto en el mundo, señaló Nathalie Seguin de la Red de acción por el agua.

En cuanto a diversidad biológica, México reconoce que pese al avance en el inventario de la biodiversidad, no se conoce con precisión el estado de conservación de muchas de las poblaciones de flora y fauna, y considera que las metas de revertir las emisiones de dióxido de carbono total y la proporción de recursos hídricos están en un progreso estancado o deterioro.

Objetivo 8. Fomentar una alianza mundial para el desarrollo

Aquí se encuentra la meta de dar acceso a la población a los beneficios de las nuevas tecnologías. Hasta 2010, de los 28 millones de hogares, sólo 8.2 millones afirmaron contar con una computadora, mientras 26 millones tenían televisión. Además, hasta 2012 sólo uno de cada cuatro hogares contaba con acceso a Internet.

En el informe de los ODM de México de 2013 reconoce que el reto es aumentar el uso de Internet, así como otras medidas de interconexión de telefonía

Comentarios

Comentarios

También te podría gustar...