Entrevista a Cristina Kirchner

Foto: Reuters

Una mirada Argentina

Cristina Kirchner: terminó el mundo de la dominación

En América Latina, la vía es la cooperación en serio

Acepta haber cometido errores, pero gobernó para los más pobres

Cuando se adoptan decisiones en favor del pueblo se corre el riesgo de ir a prisión

Los partidos financiero, judicial y mediático se expanden en el orbe

En Brasil se ha visto claramente la intervención de esos poderes

José Steinsleger

Especial para La Jornada

Periódico La Jornada

Miércoles 27 de julio de 2016, p. 2

El Calafate, provincia de Santa Cruz, Arg.

Ante los retrocesos experimentados por los gobiernos nacionales de América Latina y el avance de la derecha conservadora, la solución para mejorar la crisis económica, política y social de la región es la cooperación internacional en serio, plantea Cristina Fernández de Kirchner, ex presidenta de Argentina, en la primera entrevista colectiva que concede a medios de comunicacíon internacionaes.

El diálogo tuvo lugar en casa de Cristina, ubicada en esta pequeña ciudad patagónica situada a 3 mil kilómetros de Buenos Aires, y umbral de los imponentes y fantásticos glaciares de la cordillera andina. Una plática que en lugar de buscar la primicia exclusiva fue también un modo de reconocer a los pocos medios que en el mundo dieron cuenta de su gestión con seriedad y objetividad: Telesur y Al Jazeera (televisoras de Venezuela y Qatar), Sputnik y Reuters (agencias noticiosas de Rusia y Reino Unido), Nodal (portal de la web), así como los invaluables despachos de Stella Calloni, corresponsal de La Jornada en Argentina.

Sin un papelito de consulta, Cristina respondió a las preguntas formuladas y, con sintaxis perfecta, habló dos horas bordando temas, conceptos y comentarios de fina ironía, que días después se viralizaron exponencialmente en las redes de la web.

Con énfasis latinoamericanista, habló de integración y modelos económicos, y de las elecciones en Estados Unidos; de los posibles trastornos sicológicos de Mauricio Macri con su papá y de la partidización del Poder Judicial; de terrorismo y de los increíbles aumentos en los servicios básicos; de consumo, salarios y paritarias por debajo de la inflación para estimular el mercado interno, y de los extraños convenios del sector público y privado; de la producción, transporte y distribución de las empresas de energía; del default de 2001 y su política de desendeudamiento; de inflación y de los excedentes de producción en el mundo; del precio del queso dietético que le gusta y el de los alimentos en general; de los españoles que pierden sus casas por ejecuciones hipotecarias y de la persecución judicial en los tribunales; de la precarización laboral y de mi amigo, (Hugo) Chávez, Chávez, Chávez; del injusto encarcelamiento de la dirigente social Milagro Sala, de la Segunda Guerra Mundial y del heroísmo del pueblo ruso; del contrabando ideológico y cultural de Hollywood, y de la frustrada ley de medios; de la imperiosa necesidad de democratizar el Poder Judicial, y de los acuerdos estratégicos con China, Rusia y los Brics; de sus pláticas con Dilma Rousseff y los chinos para crear un órgano alternativo al Fondo Momentario Internacional, de la evolución de los liderazgos políticos en el mundo…

Dijo que el partido financiero, el partido judicial y el partido mediático se expanden como una mancha de aceite sobre el mundo. Que la política no es corrupta. Puede haber políticos corruptos. Identifiquémoslos. Y en alusión a Macri, chicaneó: ¿Imaginan que me encuentren una cuenta en el exterior y yo diga que no me había dado cuenta? ¿Alguien hubiera aceptado que yo dijera esto?

Con emoción, Cristina recordó el bicentenario del 25 de mayo de 2010, día patrio de los argentinos, cuando los presidentes Sebastián Piñera, Lula da Silva, Fernando Lugo, Evo Morales, Pepe Mujica, Rafael Correa y Hugo Chávez se miraron, diciéndole: ¿vamos a caminar así, entre la gente por la calle?.Y ella respondió: “Tranqui…, que no pasa nada”.

Despedida

“Yo no recuerdo, y, por favor, si ustedes lo recuerdan, díganme, que en Argentina a un gobierno lo despida masivamente el pueblo en su último día, luego de estar 12 años y medio. Nunca tuvimos tanta gente en la plaza. Y no gente organizada partidariamente. A mí me emocionó profundamente la plaza el 9 de diciembre, lo heterogéneo de la plaza, lo policlasista de la plaza… Prácticamente no había banderas ni pancartas, y mucha gente suelta que tardó muchísimo tiempo en desconcentrarse. ¿Y saben por qué? Porque era gente que no estaba acostumbrada a ir a actos masivos, y no había concurrido en forma orgánica.

Entonces, si después de 12 años y medio, en un hecho que me atrevo a calificar de inédito, un pueblo (o por lo menos una parte importante de ese pueblo heterogéneo) va a despedir al gobierno que se va, convengamos que aunque haya cometido errores y cosas malas, es un fenómeno que nunca se había visto. Y ojalá que todos los gobiernos, cuando terminen, puedan despedirse con una plaza llena de gente.

América Latina

“Me parece que hay un retroceso de los gobiernos nacionales y populares en la región. Hay un avance de lo que podríamos denominar la derecha conservadora o restauradora en cuanto a exclusión social, en cuanto a nuevos realineamientos y en cuanto a abandonar la idea de unidad regional… luego comienza una mirada nuevamente hacia la región, que siempre fue vista como el reservorio de alimentos, energético, agua, minerales.”

Fondos de pensión

Logramos recuperar la gestión de las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones. Esto nos permitió también las tareas de inclusión, las moratorias jubilatorias que por ahí enojaban a algunos, porque decían que no habían hecho los aportes, pero no se daban cuenta de que así lográbamos mayor poder de consumo, mayor poder adquisitivo de la gente que retroalimentaba el país en un mundo que a partir de la crisis de 2008 se había tornado sumamente difícil y complejo.

Crisis capitalista

Todo este fenómeno, además, se produce en un mundo con la crisis de 2008 que aún no se superó, cuando cae (el banco) Lehman Brothers y después van (no sé por qué rescate van ya), y quieren más rescates que los piratas del siglo XVIII. Siguen rescatando bancos mientras la gente se sigue hundiendo.

Poder adquisitivo

Nunca cerramos ninguna paritaria durante los 12 años y medio de gestión con un porcentaje por abajo de la inflación. Nunca. Siempre se cerraron los salarios por arriba de la inflación. Por esto había poder adquisitivo.

Fondos buitres

“(Los ataques) durante toda nuestra gestión fueron por no querer pagar mil 600 por ciento de intereses en dólares. Algo que excedía cualquier concepto de usura, convirtiéndose en despojo. Una cosa es la usura y otra el despojo. Y creo que el hecho de que había división entre los partidos que podían acceder al gobierno alentó a los buitres para seguir exigiendo. Porque había gente que les decía que si ellos llegaban al gobierno se arreglarían con ellos, pagándoles cualquier cosa.

“Esto le dio una fuerza inusitada para que los buitres se plantaran, diciendo: ‘esto o nada’. Y yo me pregunto: ¿cuál hubiera sido la solución para los argentinos si los partidos políticos que tanto hablaban de unidad nacional hubieran llegado a un gran acuerdo entre todos para decir: ‘cualquiera sea el que gane, lo que vamos a pagar va a ser esto’. Estoy absolutamente convencida de que las fuerzas políticas no necesariamente debían tener un tinte progresista o de izquierda. Bastaba con que amasen a su país y concibieran la deuda externa como uno de los principales problemas que durante décadas atravesó nuestro país y la región.”

Subsidios

“Acá había la idea de que los subsidios eran para los morochos, para la gente pobre, para los villeros, para los negros, qué sé yo, como quieran llamarlos… para los cabezas, como despectivamente decían. Y no, los subsidios eran para toda la economía, para las pequeñas y medianas industrias, y también para las grandes. Los subsidios eran salario indirecto para los trabajadores, para la clase media que podía consumir, que podía viajar, que podía comprarse un auto o cambiarlo o comprarse una casa.”

Cultura

La subordinación cultural tiene que ver con la historia y por eso la historia es tan importante. No como cuestión épica o de cultivo del héroe, sino simplemente porque es importante. No por nada las principales potencias del mundo (si querés te digo: Estados Unidos) hacen películas con su historia. La industria cinematográfica hollywodense es una máquina de transferir cultura y la historia contada por ellos. Ves la Segunda Guerra Mundial y parece que la hubieran ganado los yanquis. Y resulta que cuando vas a los números murieron 400 mil soldados norteamericanos y 26 millones de rusos entre población civil y soldados. Murieron muchísimos más soldados rusos (creo que 8 millones de soldados), y el resto población civil. Sin embargo, preguntás a cualquier persona en el mundo: ¿quién ganó la guerra?, y te dicen: los yanquis. Y es porque la contaron ellos, los norteamericanos. Hicieron una contribución, nadie lo niega. Una contribución importante. Por eso es tan importante contar la historia y los que mejor la han contado han sido los que hoy dominan el mundo: Estados Unidos. Entonces es importante saber quién cuenta la historia y cómo se cuenta. No es una cuestión de relato o de épica. Es una cuestión también de cómo es la relación de fuerzas en el mundo

Del partido mediático y el partido judicial

“En determinadas regiones se ve claramente la aparición de un partido mediático que juzga públicamente, y un partido judicial que es como el espejo del partido mediático. Con estas dos patas fundamentales intervienen en la región. En el caso de Brasil se vio claramente la intervención del partido judicial. Acá también. Nuestra gestión fue fuertemente intervenida por el partido judicial. La ley de medios, que fue un modelo contra la monopolización o la hegemonía mediática, fue suspendida por el partido judicial. Intentamos democratizar el Poder Judicial, el último poder corporativizado que resta en Argentina, y que básicamente consistía no en que los jueces, sino los académicos y abogados que integran el Consejo de la Magistratura, fueran también elegidos por el voto popular, como son elegidos los diputados y senadores que conforman ese organismo. No los jueces que juzgan, porque evidentemente eso no es conveniente.

Fue un intento y un proyecto de democratización muy amplio, y permitía que la democracia entrara en un poder que naturalmente es corporativo. Porque el hecho de que un poder sea vitalicio es una rémora, si se quiere, bastante antigua. Es el único poder en el mundo de carácter vitalicio. Todos los demás poderes están sometidos a las instituciones del Estado, a elecciones, a revalidaciones. Pretendíamos que ese Consejo de la Magistratura tuviera una representación estrictamente popular, que además se pudiera ingresar al Poder Judicial por mérito, por exámenes y no porque seas pariente o amigo del juez, del secretario, del fiscal de turno. Y bueno, la ley fue volteada cuando había sido enviada con un proyecto del Poder Ejecutivo.

Hillary, Trump, China, Rusia

“En el sistema norteamericano es lo mismo que gane uno o el otro. No estoy criticando que se piense de esa manera. Toda potencia piensa su desarrollo no con base en la próxima elección presidencial o parlamentaria, sino en su sobrevivencia como tal en los próximos 50 o 60 años. El Partido Comunista Chino también opera así. Las grandes potencias planifican estratégicamente, a largo plazo. Obviamente, yo creo que Estados Unidos puede haber visto que en nuestra región estaban ingresando la República Popular China, la Federación Rusa, y esto podía ser objeto de disputa en una región que guarda uno de los acuíferos más importantes del mundo, reserva de minerales y de energía de las más importantes del mundo, reserva energética.

“Los liderazgos de la modernidad eran individuales: Mandela, Fidel Castro, Charles de Gaulle, Kennedy, Perón, Yasser Arafat. El único atisbo de liderazgo muy parecido a la modernidad es el de Vladimir Putin. Pero después los liderazgos se basan en forma sistémica en lo que es Estados Unidos. Fijate en lo que allá está pasando: dentro de poco, el primer martes de noviembre, habrá elecciones en Estados Unidos y dos candidatos que pueden llegar: Donald Trump o Hillary Clinton. Según dicen, Trump tiene 57, 58 por ciento de rechazo, e Hillary 52, 53 por ciento de rechazo. O sea que a más de la mitad de los estadunidenses no les gustan los dos candidatos de su país. Con lo cual no van a votar por el candidato que más les gusta, sino por el que les parezca menos malo. Esto es muy malo para la política, porque da a las corporaciones un poder brutal.

Creo entonces que una elección donde Hillary o Trump salgan electos llevará a tener un presidente bastante débil frente al poder corporativo. Después tenés el liderazgo chino, que por sus características es el del Partido Comunista Chino. Los chinos eligen a sus líderes temporalmente, pero el que lidera es el Partido Comunista. Y después los liderazgos que surgen de la posmodernidad, de orden religioso: un liderazgo muy fuerte es el del papa Francisco, y por otro lado el del mundo islámico, que no reconoce ninguna figura puntual, pero son liderazgos de carácter religioso-espirituales. Lo cual no es bueno ni malo en sí mismo, pero plantea desafíos diferentes.

Corrupción

“Si uno lee las crónicas periodísticas durante mi último mandato, casi todos los periodistas, columnistas y editorialistas decían que yo, cuando abandonara el poder, iba a tener serios problemas con la justicia. Está escrito en letras de molde. O eran clarividentes o forman parte de la articulación mediática judicial que ahora están desplegando. Denuncias ya tuve siendo presidenta. Fui denunciada cuatro veces por no ser abogada. Cuatro veces me denunciaron diciendo que mi título de abogada era falso. Y no ahora, durante mi gestión.

“He sido sobreseída en tres casos de enriquecimiento ilícito. Me investigaron desde 1995 hasta casi el año 2012. Siempre con datos vinculados a declaraciones juradas. A mí no me encontraron ninguna cuenta en Panamá ni tampoco en el exterior. No tengo sociedades secretas que me hayan descubierto. Todo lo que dicen está en mis propias declaraciones juradas, firmadas y presentadas por mí, y no solamente frente a la Oficina Anticorrupción, sino ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (hacienda).

“¿Puede ser alguien tan tonto de firmar una declaración jurada para que después, con base en los números que están en su declaración, digan: ‘no, cometió un ilícito?’ Y resulta que todos los días encuentran gente que cuando no tiene cuentas en el (banco) HSBC, sacaron dinero del país. Cuando aparecieron los Panamá papers (dicho por los propios comunicadores alemanes), los periodistas argentinos estaban excitados porque pensaban que iban a encontrar a un Kirchner en ellos.”

Y a tambor batiente, Cristina Fernández de Kirchner siguió disparando flechas y dando en el blanco:

“Cuando vos decidís que los responsables del genocidio deben ser enjuiciados por los jueces de la Constitución y recibir las penas por lo que hicieron…

“Cuando vos recuperás edificios como los de la ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada) para entregarlos a la memoria, no solamente del pueblo, sino del mundo…

“Cuando vos decidís recuperar la administración de los recursos de los trabajadores…

“Cuando vos decidís que los trabajadores tienen que tener un salario que les permita vivir dignamente…

“Cuando vos decidís recuperar Yacimientos Petrolíferos Fiscales, la empresa más importante de Argentina y una de las 2 mil más importantes del mundo…

“Cuando vos decidís recuperar Aerolíneas Argentinas y transformarla en una compañía aérea competitiva…

“Cuando vos decidís recuperar AYSA (empresa de agua) para hacer las obras de infraestructura que se necesitan…

“Cuando vos decidís esas cosas…bueno… está claro que uno de los riesgos es la cárcel y que te persigan políticamente.”

Finalmente, un colega preguntó si le preocupa la posibilidad de que se dicte una orden de detención en su contra.

La respuesta fue:

“Si hubiese tenido temor no habría hecho las cosas que hice como gobierno. Posiblemente tampoco hubiese militado desde muy joven. Ser peronista nunca fue fácil en este país. Y nunca fue gratis. Peronista, con la orientación que siempre hemos tenido quienes compartimos este espacio político.

“Por eso digo que es un mundo muy complejo, y requiere de mucha inteligencia. Fundamentalmente hay que entender que el camino es la cooperación internacional en serio. El mundo de la dominación, donde uno decía ‘así son las cosas’ y todos acataban con un ‘sí, bwana’, se terminó. Por lo menos para una parte del mundo se terminó.”

Tomado de: http://www.jornada.unam.mx/2016/07/27/politica/002n1pol

Comentarios

Comentarios

También te podría gustar...