Entrevista a Horacio Verbitsky

Foto: misionesparatodos.com/

El empleo es el principal indicador del éxito o fracaso de un gobierno en nuestro tiempo. Con Macri en 100 días han sido despedidos más de 100 mil trabajadores del sector público y privado. ¿Cómo evalúa Usted esa dramática realidad?

El desempleo es el principal disciplinador de la clase trabajadora y, como tal, no es un efecto no querido, sino una decisión estratégica del gobierno de los bancos y las transnacionales. MM asumió con una enorme ventaja: el menor desempleo en un cuarto de siglo, la menor deuda externa sobre el PIB medida en dólares con acreedores privados en 200 años. Es el primer presidente de la democracia que no recibe un crisis política, social y/o económica candente como les ocurrió a todos sus predecesores desde Raúl Alfonsín en adelante.

¿Cómo analiza Usted la actual política económica y social de la Argentina y sus consecuencias, después de los avances indiscutibles en la década anterior y los 100 días iniciales de la gestión de Mauricio Macri? 

Hay esta condición excepcional, que Macri niega dentro del país pero exalta como atractivo para inversores en el lanzamiento de bonos, la que crea un colchón atenuador para la grave crisis social que estos aprendices de brujo están convocando. El alza de tarifas es coherente con la política de desindustrialización, con el abandono o ralentización de los proyectos de tecnología de punta, como en materia nuclear, satelital y de investigación sobre el litio para producir baterías con alto valor agregado en el país. En este momento se vive la peor combinación, la temida estangflación. La economía retrocede mientras la inflación se dispara. La única política oficial para reducir la inflación es profundizar la recesión. Con tasas pasivas del 38% las activas no bajan del 45, cosa que no resiste ninguna producción industrial. La propia definición de Macri (la Argentina debe ser el supermercado del mundo) delinea su plan regresivo.

En América Latina amplios sectores progresistas ven a Macri, como el alfil de la política norteamericana, históricamente adversaria de los intentos de integración de América Latina. ¿Cuál es su opinión sobre esa alianza estratégica y sus resultados?

El cipayismo de Macri es caricaturesco. Cuando se produjo el fallo del juez Griesa en favor de los buitres, dijo que había que ir y pagar, cosa que hizo desde el gobierno, reanudando el nefasto ciclo del endeudamiento externo, no para inversión productiva de riesgo, sino para gastos corrientes, cambios de portafolio y fuga. Durante la visita de Obama exaltó la amistad de la Argentina con el pueblo “americano” La  preocupación latinoamericana muy justificada, si todo dependiera de los deseos de MM y de su canciller Susana Malcorra, quien aspira a la sucesión de Ban Ki Moon en la ONU, de quien fue jefe de gabinete. Pero el MERCOSUR, la UNASUR y la CELAC son realidades socioeconómicas que no pueden desmantelarse de un día a otro. Véase en ese sentido la experiencia de Piñera en Chile, que exploró esas avenidas pero con logros relativos.

Estamos en un momento de repliegue, debido a la fortísima crisis mundial, que los medios cómplices ocultaron durante los años de Cristina, y por errores propios. Pero es improbable que la alianza neoliberal pueda consolidar un proyecto durable, basado en buenos negocios para una elite reducida (que además incluye al propio presidente, sus socios, parientes y amigos) y excluye a la amplia mayoría.

Mauricio Macri es el único Presidente en funciones de América Latina, que aparece como propietario de empresas off shore, que son el mecanismo de evasión de impuestos de nuestra época. ¿Como cree Usted. que esto influirá en la opinión pública argentina, porque el desprestigio internacional ya existe?

La protección mediática sirve para disimular que no solo el presidente tiene empresas fantasma en guaridas fiscales, que siguen activas aunque él lo haya negado. También las tienen su padre, sus hermanos, su primo que gobierna el rico municipio bonaerense de Vicente López, su ex secretario de Hacienda Néstor Grindetti, que gobierna el populoso municipio bonaerense de Lanús. Una justicia venaly la misma protección mediática También ayudan a que la causa judicial por las operaciones de dólar a futuro se centre en las autoridades del anterior gobierno y omita que quienes hicieron el negocio de comprar barato y merced a la devaluación hacer una diferencia suculenta fueron las empresas de la familia presidencial, su socio y amigo Nicolás Caputo, su primo Angelo Testaferra, su jefe de asesores José Torello y los Grupos Clarín y La Nación, que también están en la lista de empresas en guaridas fiscales. Se puede engañar a algunos todo el tiempo o a todos por un lapso menor. Pero es imposible engañar a todos todo el tiempo. La ley prohibiendo los despidos, propuesta por las cinco centrales sindicales y apoyada por todos los bloques de oposición, que tienen amplia mayoría en ambas cámaras, señala lo que vendrá, cada vez más rápido y con mayor intensidad.

 

Comentarios

Comentarios

También te podría gustar...