Entrevista con la Lic. Marina Arvizu, Directora de la Unidad de Género, de SEDESOL.

Foto: radioformula.com.mx

Foto: radioformula.com.mx

Prisma Siglo XX: Usted ha sido varios años una militante en el amplio espectro de los defensores de los derechos humanos, en especial de los derechos de la mujer. Ahora cómo evalúa sus posibilidades de incidencia sobre el tema de la igualdad de género, en un gobierno que ha colocado esa demanda del movimiento feminista, como uno de los ejes transversales del PND 2013-2018.

Marina Arvizu: Considero que es un hecho histórico que el gobierno del Presidente Peña Nieto haya priorizado la igualdad de género, como uno de los ejes del plan nacional de desarrollo, que tiene como objetivo principal hacer de México una sociedad de derechos, conducido por un estado democrático,  políticamente plural y respetuoso de la legalidad. Esa decisión política permitió la creación de la unidad de igualdad de género que yo dirijo en SEDESOL.

Yo valoro los éxitos anteriores que el movimiento feminista al que he pertenecido siempre, ha obtenido en el plano jurídico y en la realidad. Trabajé por la igualdad de género en la sociedad civil, en el congreso como diputada federal, en la SEDENA y ahora en SEDESOL. Esa práctica me ha enseñado que la organización social es el motor del cambio y el estado su instrumento de materialización. No pongo una muralla china entre sociedad civil y estado para avanzar hacia la igualdad de género. Sus campos de acción son diferentes y sus mecanismos también. Pero solo la coincidencia de ambos en acciones concretas para alcanzar objetivos compartidos, hace avanzar la historia.

Prisma Siglo XX: ¿Cuáles son las prioridades que usted ha definido en su diario trabajo con la Secretaria Rosario Robles y el conjunto de dependencias de SEDESOL, que tienen relación directa con ese tercer eje transversal del PND 2013-2018, que es la igualdad de género?

Marina Arvizu Tengo la suerte de tener a Rosario Robles como mi jefa directa y estoy en permanente contacto con ella. Con Rosario compartimos ideales sociales y aspiraciones de cambio hacia un México más equitativo desde hace varios años.

Foto: SEDESOL

Foto: SEDESOL

Mis  tareas comienzan por reforzar los programas que en SEDESOL tienen relación directa con la mujer como las estancias infantiles, el apoyo a las mujeres jefas de familia, las ayudas a las madres solteras y un nuevo programa llamado Ciudad Mujer, que concentrará en un mismo espacio físico la atención a las principales taras que nuestra sociedad le ha impuesto a las mujeres, del cual en este año tendremos dos: uno en Guerrero y otro en Michoacán.

Pero mis obligaciones no terminan allí. En la Cruzada sin Hambre y en todos los más de doce programas de SEDESOL, tengo que impulsar la perspectiva de género, como su visión rectora. Todo ello lo realizo trabajando en equipo con los jefes directos de los mencionados programas y con la conducción estratégica de la secretaria Rosario Robles.

Prisma Siglo XX: ¿En su visión estratégica, cuál será la situación de las mujeres mexicanas, en especial las más pobres, cuando concluya el sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto, y usted finalice el cumplimiento de sus altas funciones?

Marina Arvizu: SEDESOL es la Secretaría al servicio de los pobres de México en general. En eso no separamos a hombres y mujeres, pero procuramos igualarlos, para que las mujeres pobres del país, no unan a su pobreza, las discriminaciones laborales, salariales y de trato, que su condición de género les ha impuesto.

Mi aspiración es que la economía mexicana crezca mucho más de lo que ha crecido en estos últimos años y que el índice de gini, que mide la desigualdad en la distribución de la renta tenga un dramático mejoramiento en favor de los pobres, la mayoría de los cuales son mujeres.

Conciliar el derecho al trabajo digno, con la unidad familiar sin violencia, sin inseguridad ciudadana desbordada, con una niñez y una vejez protegidas, esos son los fundamentos de un México digno de vivir el siglo XXI, que tengo la esperanza dejará como herencia el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto.

Contribuir a ello desde mi actual tarea en el estado, será motivo de satisfacción personal y la mejor herencia que dejaré a mis hijos.

Comentarios

Comentarios