Expresidente colombiano Ernesto Samper asegura que proceso de paz “va bien”.

Para Samper no se deben fijar plazos para dar fin a los Diálogos de Paz.

“Para hacer la guerra basta con uno, para hacer la paz se necesitan dos, y eso obliga a que esas diferencias se superen a través de la negociación, no a través de los fusiles”, expresó Ernesto Samper en referencia al proceso de paz entre las FARC y el Gobierno colombiano.

Las negociaciones de paz entre las FARC y el Gobierno colombiano arrancaron en octubre de 2012 en Noruega.

Para Samper no se deben fijar plazos para dar fin a los Diálogos de Paz.

Las negociaciones de paz entre las FARC y el Gobierno colombiano arrancaron en octubre de 2012 en Noruega.

Para Samper no se deben fijar plazos para dar fin a los Diálogos de Paz.

El expresidente colombiano aseguró este domingo que el proceso de paz en Colombia “va bien, lento pero seguro”, por lo que llamó al pueblo de esa nación a mantener la fe y la paciencia en las conversaciones que se mantienen en La Habana.

A criterio del exgobernante, las diferencias entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Gobierno “no se pueden arreglar en cinco meses”.

En este sentido, Samper dijo sobre los diálogos de paz que “es mucho más difícil que un enfrentamiento”. “Para hacer la guerra basta con uno, para hacer la paz se necesitan dos, y eso obliga a que esas diferencias se superen a través de la negociación, no a través de los fusiles”, manifestó Samper en entrevista a un diario colombiano.

Sobre los llamados enemigos del proceso de paz entre las FARC y el Gobierno de Juan Manuel Santos, el exmandatario consideró que “son más peligrosos los amigos de la guerra disfrazados de ovejas de la paz que de lobos de guerra”.

En referencia a la posible participación política de los rebeldes en el Congreso, segundo punto a debate  en la mesa de negociaciones que se lleva a cabo en La Habana, Cuba, Samper dijo que el grupo insurgente “buscará defender su posición política en un espectro que lamentablemente se había venido cerrando para opciones alternativas”.

“El propio esquema de la política colombiana da muestra de que tenemos una seria resistencia a la oposición democrática”, recalcó.

El estadista manifestó su deseo de ver en un futuro a miembros del partido Polo Democrático Alternativo en la junta directiva del Banco de la República o gente de los sectores progresistas en las comisiones de regulación en el Consejo Nacional Electoral.

“Es absurdo que en el sitio en que se deciden las garantías de las elecciones no haya un solo vocero de la oposición”, sentenció.

Por otra parte, consideró que no se deben fijar plazos para dar fin a los Diálogos de Paz como lo señaló el presidente Juan Manuel Santos de que el proceso debe finalizar en noviembre de este año.

“En materia de amor, como en materia de procesos de reconciliación, es mejor no fijar plazos porque se corre el riesgo del despecho”, expresó.

Samper consideró que en los Diálogos de Paz hacen falta tres puntos: acuerdos sobre humanización del conflicto, mayor  participación de la sociedad civil y el Ejercito de Liberación Nacional (ELN).

“Esa fuerza insurgente tiene que estar adentro, le daría oxígeno al proceso”, opinó.

Las negociaciones de paz arrancaron en octubre de 2012 en Noruega, donde tanto el Gobierno de Colombia como las FARC, iniciaron la búsqueda por lograr avances en el conflicto armado en la nación suramericana, que ha dejado casi cuatro millones de desplazados y 600 mil muertos en aproximadamente 50 años.

El pasado domingo comenzaron otro ciclo de los diálogos en el Palacio de Convenciones en La Habana. Estas discusiones cuentan con el país antillano y Noruega de mediadores y además tiene a Venezuela y Chile como acompañantes.

Comentarios

Comentarios

También te podría gustar...