Francisco en Colombia: la paz acordada solo será consolidada si se conquista la justicia social y la reconciliación con justicia y perdón

En base a noticias de EL TIEMPO de Colombia.

Ante centenares de miles de colombianos y no pocos extranjeros que lo esperaron por horas en el parque Simón Bolívar de Bogotá, primero bajo un sol primaveral y luego con el frío que dejó un chubasco inesperado, Francisco llamó al país a la unidad y a deponer “los intereses mezquinos o particulares”, así como a no volver a los tiempos de la Patria Boba.

Además, fustigó la corrupción y, como lo ha venido haciendo en las 24 horas que completa ya en el territorio nacional, clamó por la paz en su homilía, a la que le llamó, por si quedaba alguna duda, ‘constructores de la paz, promotores de la vida’. El pasaje del Nuevo Testamento de la multitudinaria misa recordó el momento cuando Jesús le ordena a Simón Pedro ir “mar adentro”, a pesar de todas sus dudas y temores frente a la tormenta.

“También aquí, como en otras partes, hay densas tinieblas que amenazan y destruyen la vida: las tinieblas de la injusticia y de la inequidad social; las tinieblas corruptoras de los intereses personales o grupales, que consumen de manera egoísta y desaforada lo que está destinado para el bienestar de todos; las tinieblas del irrespeto por la vida humana que sega a diario la existencia de tantos inocentes, cuya sangre clama al cielo; las tinieblas de la sed de venganza y del odio que mancha con sangre humana las manos de quienes se toman la justicia por su cuenta; las tinieblas de quienes se vuelven insensibles ante el dolor de tantas víctimas”, señaló el Papa.

También aquí, como en otras partes, hay densas tinieblas que amenazan y destruyen la vida: las tinieblas de la injusticia y de la inequidad social

El mensaje de no dejarse vencer por el miedo y la indiferencia, en el cual ha insistido ante los jóvenes que por millares han acudido a escucharlo, también estuvo presente.
Francisco les recordó a los colombianos que “habitan una tierra de inimaginable fecundidad, que podría dar frutos para todo”. Pero, advirtió, las divisiones y la puja por los intereses personales amenazan ese mar de posibilidades.

Así, señaló con insistencia: “Nosotros podemos enredarnos en discusiones interminables, sumar intentos fallidos y hacer un elenco de esfuerzos que han terminado en nada (…). Esta nación también sabe de ello, cuando por un período de seis años, allá al comienzo, tuvo 16 presidentes y pagó caro sus divisiones”, dijo en abierta alusión a la Patria Boba, el periodo histórico en el que la división entre los criollos le abrió paso a la cruenta Reconquista española.

 

Comentarios

Comentarios

También te podría gustar...