Golpe de estado parlamentario en Brasil

Foto: AFP

Es el tercero que ocurre en América Latina en el siglo XXI, después de Honduras y Paraguay y cuenta al igual que los anteriores, con el apoyo de Estados Unidos.

Por CLAPSI

Temer, denunciado por wikileaks como agente de inteligencia de estados unidos, es el nuevo presidente de Brasil, después del derrocamiento de Dilma Roussef.

En la nueva concepción estratégica de estados unidos para américa latina, los gobiernos que adversan la política norteamericana, deben ser desplazados sin intervenciones militares, construyendo alianzas entre estados unidos en la sombra, los grandes intereses económicos y financieros internacionales y nacionales, los poderes mediáticos transnacionales y sectores, casi siempre corruptos, de la clase política y el poder judicial.

El trasfondo objetivo que hace posible el éxito de esta estrategia es la crisis económica internacional que golpea especialmente a los mercados de materias primas, motores del crecimiento económico de los países latinoamericanos, y sustento de los gobiernos progresistas de américa del sur, que han realizado importantes cambios sociales en beneficio de los sectores históricamente empobrecidos. En el caso de Brasil, además de la crisis económica, hubo un detonante de corrupción en PETROBRAS que envolvió a parte de la clase política, incluyendo a líderes del partido pt gobernante y a amplios sectores de la oposición parlamentaria, que hoy pretenden encubrirse con el derrocamiento de Dilma.

Como  tragedia y comedia, el único actor político relevante en la actual crisis, que no tenía ninguna acusación de corrupción, era precisamente la derrocada Presidenta Roussef.

EL balance en el cono sur es claro: Estados Unidos ha recuperado la hegemonía, con la victoria electoral de Macri en Argentina y la imposición golpista de un presunto agente de sus servicios de inteligencia en Brasil.

Los sectores populares y las clases medias tendrán que defender los avances alcanzados en la década anterior, en Argentina y Brasil.

Y Lula tendrá que esperar la embestida de los sectores que lo adversan, que buscarán perseguirlo judicialmente, para desplazarlo del escenario electoral futuro.

Comentarios

Comentarios

También te podría gustar...