La convergencia del gobierno invisible de USA y la oposición en Venezuela, encuentra su amplificadora en CNN, ahora prohibida de ingresar al espacio radio eléctrico del país sudamericano

http://www.westchesterhispano.net/noticia

Por CLAPSI.

Desde que Ted Turner, liberal norteamericano, dejara de ser el propietario de CNN en español y esta TV de alcance mundial pasara a ser propiedad de Time Warner, miembro del conglomerado empresarial de AT&T, la objetividad periodística pierde crecientemente terreno en las transmisiones de la televisora.

Para quienes no conocen la historia AT&T fue una de las entidades gestoras del sangriento golpe militar que en Chile asesinó al Presidente Allende e instauró la dictadura fascista de Augusto Pinochet, rechazada mundialmente.

Pero ya en tiempos más cercanos CNN se ha convertido en hábil pero detectable brazo comunicacional del aparato de seguridad de Estados Unidos, encargado de la lucha ideológica y política en contra de los proyectos que en Latinoamérica cuestionan la hegemonía norteamericana y se pronuncian por un mundo multipolar.

Cuestionadora sistemática de Hugo Chávez y sus proyectos latinoamericanistas, de los gobiernos de Lula y los Kirchner en Brasil y Argentina y entusiasta partidaria de los golpes de estado parlamentarios, impulsados por Obama en Honduras, Paraguay y Brasil, la relación conflictiva de CNN y la Venezuela aún gobernada por el chavismo, ha sido permanente.

Recientemente CNN ha entrado en una crisis de su sistema nervioso, porque su abierto apoyo a la candidatura de Hillary Clinton le ha ganado un crítico muy poderoso, cual es el nuevo Presidente de Estados Unidos Donald Trump.

Ante esa difícil realidad, la televisora busca puntos de coincidencia con el nuevo Presidente de Estados Unidos. Y Venezuela, en grave crisis económica y política, puede ser un candidato casi ideal para acercarse a Trump, que cuenta entre sus partidarios con importantes anticastristas y antichavistas de Miami.

Pero cual es la noticia que motiva toda la crisis Venezuela-CNN?. Es la acusación del Departamento del Tesoro contra el actual Vice-Presidente de Venezuela, de tener conexiones con el narcotráfico y el terrorismo y un reportaje de CNN señalando al gobierno de Venezuela como aliado del terrorismo internacional, mediante el tráfico de pasaportes venezolanos entregados a terroristas. Curiosamente ambos momentos noticiosos ocurrieron casi simultáneamente.

No conocemos los documentos de esta trama y preferimos esperar para ver si se presentan pruebas confiables. Pero si conocemos algo de historia.

Estados Unidos ya acusó a dos exPresidentes latinoamericanos , Jaime Paz de Bolivia y Ernesto Samper de Colombia , de tener vínculos con el crimen transnacional y nunca presentó ninguna prueba . Paz es hoy un político activo de oposición en su país y Samper está finalizando su período como Secretario General de UNASUR. Seguramente ambos tienen sus visas norteamericanas en orden.

Hay más. Cuando Evo Morales era un líder opositor al gobierno de Bolivia y, como hasta ahora, a la dominación norteamericana, su partido político y su persona fueron incluídos en una lista negra del gobierno de USA, como miembros del terrorismo internacional. Esas acusaciones han sido llevadas por el viento de las realidades históricas.

Otro ex Presidente Alfonso Portillo de Guatemala, extraditado por su débil gobierno nacional que no supo defender la soberanía de su estado y su poder judicial, por supuesto lavado de dinero criminal en la banca norteamericana, fue liberado porque nunca existió tal delito. Lo único que quedó fue la mancha sobre la dignidad de un estado nacional, que no supo defender su propia institucionalidad.

Hace casi dos décadas el ex Presidente de México Ernesto Zedillo, consiguió que la ONU aprobara una resolución internacional, contra el derecho autoconcedido por Estados Unidos, para, unilateralmente,  calificar a los estados que en el mundo luchaban o no lo hacían contra el crimen globalmente organizado. Por supuesto USA se postulaba como líder en esa lucha, a pesar de que con el 5% de la población mundial es el consumidor del 50% de las drogas ilegales  que circulan por el planeta. Con discrección el gobierno norteamericano abandonó esa inútil e ilegal política.

No creemos que la resolución del gobierno venezolano sobre CNN sea estratégicamente correcta. Pero son varios los estados que no permiten en sus espacios radioeléctricos la presencia de TELESUR y ha habido intentos de hacer lo propio con R.T..

El interés de este artículo es hacer lo que es el título de un buen programa de CNN y poner “realidades en contexto”.

Comentarios

Comentarios

También te podría gustar...