La OEA ante la crisis venezolana

La declaración contiene una condena genérica de la violencia, una apelación a la no intervención, un llamado al diálogo y condolencias a las víctimas de las protestas de las últimas semanas, en un texto que ha sido interpretado por la prensa internacional como un triunfo inobjetable del Gobierno venezolano, al haber logrado el apoyo no sólo de los países afines al bloque del ALBA, sino también de otros que habían mantenido una postura equidistante.

El texto fue criticado por Panamá -país con el que rompió Venezuela en plena crisis-, Estados Unidos y Canadá, cuyos delegados lamentaron el carácter “parcial” de la redacción y expresaron su desagrado por el hecho de que no hubiese sido aprobada por consenso, como suele ocurrir en casos similares. “EEUU no puede respaldar una declaración que llama al apoyo pleno a un proceso de diálogo orquestado por un solo sector”, señaló la delegación estadounidense, al rechazar el respaldo expreso a la gestión del gobierno de Maduro y la ausencia de una mención específica a la oposición.

En vísperas del debate, Insulza había tomado partido por una de   las opciones que debían analizar los delgados: una declaración de apoyo al diálogo y el envío de una misión mediadora, por una parte, y la convocatoria de una reunión de consulta de los cancilleres. En una intervención en el Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos (CSIS), Insulza dijo que no cree que en Venezuela se den las condiciones para aplicar la Carta de la OEA y se mostró partidario del llamado al diálogo formulado por el Gobierno y del envío de una misión de observación para comprobar el estado de la situación sobre el terreno.

Tras quince horas de debates, la OEA aprobó “el más enérgico rechazo” de la organización “a toda forma de violencia e intolerancia” e hizo “un llamado a todos los sectores a la paz, la tranquilidad y al respeto  a los derechos humanos y libertades fundamentales, incluyendo los derechos a la libertad de expresión y reunión pacífica, circulación, salud y educación”. Un diario europeo criticó “la falta de contundencia de un comunicado eminentemente retórico en las formas y decepcionante en el fondo”.

 LA OEA ANTE LA CRISIS VENEZOLANA

 

Comentarios

Comentarios

También te podría gustar...