La Unión Europea, Trump y Rusia

https://leftfootforward.org/2016/11/trump-angela-merkel-shames-theresa-may-with-message-for-next-us-president/

Por CLAPSI

Atribuir a Donald Trump el debilitamiento creciente de la U.E. sería actuar como un resentido partidario de Hillary que odia a Trump sin razonar.

El gran proyecto europeo de dimensión civilizatoria, que debía garantizar la presencia histórica de Europa como cuna de la noción de Occidente, de la democracia representativa como institucionalización del estado y de la equidad social como garantía de la cohesión nacional, padece de una crisis existencial, provocada por su propia clase política y su sometimiento a los intereses de la banca transnacional y al capital financiero-especulativo.

El estado de bienestar que se creó en Europa desde la segunda guerra mundial y se sostuvo como estrategia para impedir la expansión del comunismo durante la guerra fría, está siendo desmantelado gradualmente por la mayoría de los gobiernos, guiados por las recetas tecnocráticas de la burocracia de Bruselas.

La “europa social” nunca arrancó y derechos de las mayorías, que en los 50s , 60s y 70s del siglo pasado, se consideraban parte del modo de ser europeo, ahora tienen que defenderse como conquistas sociales, por las organizaciones sindicales y los movimientos sociales en las instituciones y en las calles.

El “capitalismo popular” europeo se desdibuja cada día, y el enorme potencial económico de una Europa integrada, es cada día más sinónimo de la mayor desigualdad distributiva de la riqueza que el continente europeo haya vivido en el período post-bélico.

Todo ello desvanece en amplios sectores sociales el sueño integracionista europeo, como el mejor modo de vivir el siglo XXI.

Hay una organización que todavía parece gozar de buena salud y es la OTAN, cuyo vigor es alimentado por el fantasma de la “amenaza rusa “ que siempre han usado las élites europeas para ser parte del reparto del gigantesco gasto militar norteamericano.

Y es en ese contexto , en el cual el estilo no ideológico y las políticas nacionalistas de Trump, inquietan el tranquilo sueño de las élites europeas.

Después de recibir bien a la Sra May y reafirmar las históricas buenas relaciones con la Gran Bretaña, sin tomar en cuenta al BREXIT, Trump fue poco cortes con la Sra. Merkel y ha pedido a Europa que pague sus cuotas a la OTAN y tenga una relación de socios iguales en lo económico y comercial con Estados Unidos.

Pero el sueño ya intranquilo de las élites europeas se vuelve pesadilla, cuando Trump manifiesta respetuosa amistad hacia Vladimir Putin y se muestra partidario de mejorar las relaciones de amistad y cooperación con Rusia. Todo su tinglado de la amenaza rusa, para seguir recibiendo trato preferencial de USA, podría derrumbarse. A cambio, los pueblos europeos y de todo el mundo ganarían, con un acercamiento real y una distensión tangible entre las potencias nucleares mayores del planeta.

Como ha ocurrido varias veces en la historia, los intereses de las élites europeas están en colisión con los objetivos de la paz y la estabilidad que el mundo necesita.

 

Comentarios

Comentarios

También te podría gustar...