Privatización de tierra y agua e incremento de aranceles y penetración de transgénicos, son los riesgos en la renegociación del TLCAN, según la ANEC

www.inforural.com.mx

Publicado en Periódico La Jornada
Lunes 14 de agosto de 2017, p. 22

Por Susana González G.

Flexibilización en la importación de alimentos transgénicos o su siembra en el país, sobre todo de maíz, así como el incremento en la privatización de la tierra y el agua en comunidades rurales, la apropiación en materia intelectual sobre la biodiversidad mexicana y los conocimientos tradicionales en agricultura, gastronomía y medicina tradicional. Además de la imposición de aranceles o cupos para la exportación de productos nacionales a Estados Unidos, son algunos de los riesgos que puede enfrentar el campo mexicano en la renegociación del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN).

Así lo advirtió Víctor Suárez, director de la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo (ANEC), quien señaló que todo eso puede negociar el gobierno en el sector agropecuario, porque las importaciones de alimentos ya están libres de aranceles.

Anunció que Convergencia México sin TLC, a la que pertenece la ANEC y otras organizaciones, hará una movilización el miércoles, cuando inicia la primera ronda de negociaciones.

El sector agropecuario reporta resultados contrastantes en los 23 años de vigencia del tratado, ya que mientras el gobierno federal y organismo privados destacan el incremento en la producción y exportaciones, hay organizaciones como la ANEC que insisten en que sólo se ha favorecido a grandes empresas agroindustriales.

El TLCAN ha sido beneficioso para la producción agropecuaria, la cual aumentó de 155 millones de toneladas a 273 millones de 1994 a 2017, es decir, un incremento de 76 por ciento, particularmente en frutas y hortalizas. El sector ha hecho su trabajo, sostuvo Juan Carlos Anaya, director del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas. La superficie cosechada creció de 18.37 a 20.71 toneladas por hectárea o 12.73 por ciento, y el valor de toda la producción agropecuaria se disparó 85.3 por ciento, al pasar de 28 mil 177 millones de dólares a 52 mil 215 millones.

El dirigente de la ANEC aseguró que el gobierno presume de un superávit en la balanza agroalimentaria, pero esto sólo ha ocurrido en los pasados tres años, porque el déficit de todo el periodo es de 60 mil millones de dólares. El TLCAN, dijo, ha dejado pérdidas por más de 20 mil millones de dólares a los campesinos o pequeños y medianos agricultores.

La importación masiva de alimentos básicos representa más de 45 por ciento de la demanda o consumo nacional. El año pasado, las compras en otros países ascendieron a 12 mil 500 millones de dólares que podían haber sido producidos por campesinos y pequeños productores mexicanos, pero el gobierno ha preferido privilegiar las importaciones, sentenció Suárez.

El dirigente destacó que antes del TLCAN, el sector agroalimentario registraba crecimientos anuales de entre 4 y 5 por ciento, pero ahora sólo llega a 1.6.

Tomado de: http://www.jornada.unam.mx/2017/08/14/economia/022n2eco

Comentarios

Comentarios

También te podría gustar...