Soberanía alimentaria de México está amenazada por modelo concentrador y excluyente del agro, provocado por el TLCAN

Foto:http://ecoosfera.com

POR CLAPSI.

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ha propiciado un modelo agrícola en el que un reducido grupo de empresarios acapara los subsidios gubernamentales para sembrar ciertos productos de exportación, mientras la gran mayoría de los pequeños y medianos agricultores no recibe ningún tipo de ayuda o ésta únicamente es asistencial.

Esa fue una de las conclusiones a que llegaron los académicos que participaron en el foro  El maíz en México. Amenazas y Alternativas.

La viabilidad del campo mexicano y la soberanía alimentaria del país, no pueden resistir si se mantiene el actual modelo concentrador y excluyente que se ha impuesto en el campo, a causa del TLCAN.

Las grandes compañías exportadoras de bienes agrícolas a Estados Unidos, concentran los mejores apoyos tecnológicos para la producción de maíz amarillo para consumo humano.

Los pequeños productores que abastecen el mercado interno, en una sociedad en la cual los ingresos altos están concentrados en pequeñas élites, no tienen acceso a esos apoyos y el resultado es el aumento de 300 mil campesinos empobrecidos en los últimos años.

El esquema de funcionalización del agro mexicano a las necesidades de Estados Unidos, estimula la exportación de productos como jitomate, aguacate y cerveza, así como la importación masiva de casi todos los demás alimentos, ha llevado a la agricultura mexicana a un peligroso estado de fragilidad.

Por esas consideraciones los académicos concluyeron que es necesario SACAR EL MAÍZ Y OTROS GRANOS BÁSICOS DEL TLCAN, en la anunciada renegociación del Tratado.

El modelo de concentración de insumos agrícolas funciona a nivel global y cuenta con el apoyo de las políticas de la OMC en materia de patentes de organismos vivos y del conocimiento.

El resultado es que tan sólo tres compañías controlan 80 por ciento de la venta de semillas y 70 por ciento del mercado de pesticidas. La otra cara del problema es que día a día se debilita la idea de la semilla como patrimonio gratuito de los campesinos agricultores.

 

Comentarios

Comentarios

También te podría gustar...