Trump en la ONU: un elefante en una vidriera de porcelanas

UN Photo/Rick Bajornas

 

Por CLAPSI.

La intervención central de Trump ante la Asamblea General de la ONU y sus encuentros con jefes de estado de varias regiones y declaraciones, solo han servido para confirmar que él y su equipo asesor, no están a la altura que demanda la representación de una potencia global decisiva en el mundo, como son los Estados Unidos.

Dejando a un lado la “invención” de un país que no existe en Africa (Namda en lugar de Namibia) que es una anécdota chistosa, hay otros momentos que son de fondo y que implican riesgos para la paz y la seguridad internacionales.

  1. La carta constitutiva de la ONU, comienza con la frase “nosotros los pueblos de las Naciones Unidas”, queriendo remarcar el universalismo del foro y su condición de Parlamento Mundial, donde los estados actúan como representantes de sus pueblos, para cumplir, como tarea primordial, con la preservación de la paz y la seguridad internacionales. Trump , queriendo responder a las provocaciones nucleares de  Corea del Norte, condenadas por todos los estados del mundo y el Consejo de Seguridad de la ONU, no propone ningún plan de arreglo pacífico viable, que conduzca a la desnuclearización de toda la península coreana, sino que amenaza con una nueva guerra, mediante la cual USA destruiría a la nación norcoreana, lo que , en primer lugar, implicaría la muerte de varios millones de norcoreanos, que son también miembros de la ONU como pueblo, repitiendo en Asia, lo que USA hizo con Hiroshima y Nagasaki, en la segunda guerra mundial.
  1. Trump y su equipo parecen ignorar que no es posible destruir a Corea del Norte, sin arrastrar a la destrucción a Corea del Sur, que se vería envuelta en una guerra fratricida, cuyo real resultado sería la destrucción de la vida civilizada en toda la península coreana y del pueblo coreano en su conjunto.
  2. Trump ni siquiera menciona la existencia de una propuesta chino-rusa con pasos graduales para reducir la tensión en la zona y avanzar hacia un proceso de desnuclearización que abarque a ambas Coreas. También parece desconocer que China y Rusia tienen fronteras con Norcorea, lo que los obligaría a involucrarse en un conflicto, que derivaría en una tercera guerra mundial, con el fin de la civilización que la humanidad ha construido en el planeta.
  3. Trump comete un grave error estratégico, pues su amenaza solo confirma la tesis que el gobierno norcoreano exhibe como justificación para su desarrollo nuclear y misilístico , cual es la amenaza norteamericana para su régimen y su existencia como nación. Una vez más los extremos se tocan y resultan aliados, a costa de la suerte de la humanidad. Trump y Kim Jong-Un son hermanos siameses, enemigos del primer objetivo de la ONU, cual es prevenir una tercera guerra mundial.
  4. El Acuerdo Internacional, de control sobre el desarrollo pacífico de la energía nuclear por parte de Irán, también es atacado y puede ser desechado por Trump, a pesar de que es un compromiso internacional de USA, ratificado por ese país en el Consejo de Seguridad de la ONU. Y lo que parece mover a Trump, es el hecho de que ese gran logro internacional, fue firmado por su odiado antecesor Obama…Una señal de pequeñez histórica, indigna del Presidente de una potencia mundial, que debería fortalecer cualquier acuerdo hacia el uso pacífico de la energía nuclear.
  5. La no intervención y autodeterminación de los pueblos es un principio fundamental que la ONU defiende. No hay nadie que no comparta la necesidad de que por medios pacíficos y diplomáticos Venezuela, encuentre un nuevo camino hacia el reencuentro entre el gobierno y el liderazgo opositor, que culmine con la elección de autoridades locales y nacionales, con un calendario que ambas partes se comprometan a cumplir, dentro de la Constitución y la Ley. Pero Trump lo que ha hecho es bloquear económicamente a Venezuela, para forzar un cambio de gobierno, no por elecciones, sino por golpe de estado o guerra civil. Trump tiene derecho a desechar como no válido ideológicamente al chavismo, como camino para el desarrollo de Venezuela. Pero a lo que no tiene derecho es a intervenir para imponer un gobierno, que, en su visión, sea el que necesita Venezuela. Y menos a declarar irresponsablemente que respecto de Venezuela también contempla la intervención militar. Declaración que ha sido rechazada unánimemente por los gobiernos latinoamericanos, incluyendo a aquellos que son abiertamente opositores al gobierno de Maduro.Además ya hay una gestión internacional de mediación y en Octubre en Venezuela se celebrarán elecciones para renovar el poder en la Gobernaciones de los estados que conforman el país, con participación de los partidos de oposición nucleados en la Mesa de Unidad Democrática (M.U.D.).Y el próximo año, según la Constitución, deberá elegirse un nuevo Presidente.
  6. Durante varias décadas la Asamblea General de la ONU condenó el bloqueo de USA a Cuba, por amplia mayoría. En contra de esa resolución los estados que votaban, no sumaban los dedos de una mano. Obama , como jefe de estado de un país que debe cumplir sus compromisos internacionales, en los últimos meses de su segundo mandato, reestableció las relaciones diplomáticas con Cuba y ambos países nombraron Embajadores, y no solo Representantes Especiales, como había hecho , en gesto de buena voluntad, el expresidente Carter. Quedó pendiente la gradual terminación del bloqueo que Obama apenas alcanzó a iniciar. Trump, respondiendo a las presiones del exilio cubano que apoyó su candidatura, y a la sobre-ideologización de las relaciones internacionales que lo caracteriza cada día más, pretende ahora echar atrás todo lo avanzado en la distensión cubano-norteamericana. Reinventando otro punto de tensión en un mundo sobrecargado de conflictos.
  7. Todos los líderes responsables comparten la idea de que la ONU requiere reformas importantes. Pero lo que Trump hizo ante el Secretario General del organismo, no fue proponer proyectos de reforma para que todos los estados los discutan. Lo que pretendió fue aleccionar a Guterrez, para que impulse una ONU “trumpista”, es decir retrógrada e inviable. Las primeras palabras de su discurso alabando que al igual que él, todos los jefes de estado defiendan exclusivamente sus intereses nacionales, es la negación de la esencia de la propia ONU y representa una visión del mundo anterior a 1914 y a la Liga de las Naciones. Palabras que él mismo contradice en el mismo discurso, con sus amenazas a Venezuela.
  8. Trump ratificó en los pasillos de la ONU, su decisión de mantener a USA fuera de los Acuerdos de París contra el cambio climático, precisamente en los días en que la furia de los huracanes y los terremotos, sonaban como mensajes de la naturaleza a la especie humana, que no sabe preservarla y convivir con ella. Y no ha dejado de insistir, en nombre de “AMERICA FIRST”, en la construcción de un muro en la frontera con México, cuando la comunidad internacional discute mecanismos diferentes que vean las migraciones no como un problema de seguridad, sino como parte de la agenda de cooperación y desarrollo. El Canciller mexicano en su intervención ante la Asamblea General, fue crítico del discurso de Trump y rechazó, una vez más, la idea del muro. Trump, en la ONU, se ha desnudado ante el mundo como un retrógrada peligroso por ignorante de la historia y de las nuevas realidades del siglo XXI.

Recordando a Telleyrand hay algo peor que un crimen y es un grave error político. Trump, Presidente de USA, es un grave error político. El mundo entero debe vigilarlo, por necesidad civilizatoria e instinto de supervivencia.

Comentarios

Comentarios

También te podría gustar...