USA compartimenta su negociación con México: respetuosa en temas de seguridad y dura en materia migratoria y comercial.

Foto: Página de la S.R.E.

POR CLAPPSI

Comparar las actitudes y palabras del Presidente Trump en la reunión de Hamburgo con el Presidente Peña Nieto durante el G20 y las del Secretario de Interior John Kelly en México en sus conversaciones con el Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, podría llevar a la fácil conclusión que en la Casa Blanca no hay una estrategia consistente y coherente, respecto del futuro de las relaciones USA-México.

Sin embargo esa conclusión fácil es equivocada.

No hay duda de que en el equipo de Trump hay perspectivas diferenciadas sobre muchos asuntos nacionales e internacionales, incluyendo el tema mexicano.

Pero sobre las relaciones con México si existe  una estrategia definida, consistente en compartimentar temas y negociaciones,  que , en conjunto, deberían conducir hacia el objetivo de favorecer los intereses estratégicos de USA y aumentar las debilidades de México, frente a la más importante de las problemáticas bilaterales , que es la renegociación del T.L.C. .

En Hamburgo Donald Trump , masculló una respuesta sobre el famoso muro ofrecido en campaña afirmando que “absolutamente” México pagaría la construcción del muro, sabiendo que eso era inaceptable para el Presidente de México y que , además, ni en Estados Unidos ese proyecto de campaña tiene aceptación amplia, que no sea en su base política fiel. Lo hizo para llegar con esa carta bajo a la manga a la reunión con el Presidente Peña Nieto y ponerle piedras en el camino a cualquier acercamiento político visible con el gobierno mexicano, que pudiese ocurrir en el encuentro con E.P.N..

El resultado de las negociaciones sobre el T.L.C. son todavía una incógnita. Pero los temas de esa discusión son perceptibles.

Se debatirán las reglas de origen de los diferentes capítulos del tratado, como lo ha dicho enfáticamente Trump.

El asunto de las compras gubernamentales mexicanas, también serán parte de las negociaciones.

La cuestión de la plena seguridad jurídica para las inversiones norteamericanas y la dinamización del comercio electrónico estarán en la agenda.

USA insistirá en revisar el llamado dumping laboral, por el cual los menores salarios existentes en México, mejoran su capacidad exportadora hacia Estados Unidos.

El monto del comercio con USA es enorme y vital para México e importante pero menos significativo para Estados Unidos en su conjunto. Y esa es la principal arma con que cuenta Estados Unidos para imponer condiciones, aunque hay empresas y Estados de la Unión Americana, para quienes la importancia del T.L.C.es semejante a la que éste tiene para México.

Otra es la situación en el asunto de la seguridad, porque ya Estados Unidos ha reconocido que su inagotable demanda de drogas es el principal estímulo al crecimiento del narcotráfico en México. Y que la libre circulación de armas que caracteriza a USA, es uno de los motores que sostiene el trágico dinamismo de la violencia delincuencial en México, mercado privilegiado de la venta de armas norteamericanas, que son los instrumentos con los que los delincuentes asesinan diariamente a ciudadanos civiles, así como a soldados y policías.

“Estamos explorando nuevas formas de colaboración en temas como el combate al tráfico de armas, el combate a las organizaciones criminales trasnacionales”, dijo el Secretario de Gobernación mexicano Miguel Ángel Osorio Chong, al final de la visita de tres días a México del secretario del Interior estadounidense John Kelly.

En medio de esos encuentros y desencuentros, ambos países se preparan para la compleja renegociación del TLC que comenzará el 16 de agosto.

Trump ha acusado a ese tratado de destruir empleos en su país y ha amenazado con que si las negociaciones no son satisfactorias para USA, el país abandonará el acuerdo.

Comentarios

Comentarios

También te podría gustar...